miércoles, octubre 5, 2022
More

    Tras operativo militar en Putumayo, aumentó el desplazamiento forzado

    Una de las víctimas del operativo militar que dejó once personas fallecidas en la vereda Alto Remanso, Puerto Leguizamo, Putumayo, manifestó que las personas se han ido desplazando ante el temor de un nuevo ataque.


    - Advertisement -

    Por: Redacción 360 Radio

    El Ejército reportó que los muertos en la acción militar eran miembros del grupo armado ilegal Comando de la Frontera que delinque en la Amazonía colombiana.

    Algunos campesinos afectados y han desplazado a diferentes zonas del país por temor a otro ataque. Otra parte de la población tuvo que quedarse en la vereda Alto Remanso, debido a las pocas condiciones y recursos para movilizarse a otros lugares.

    Un habitante de la zona rechazó que el Gobierno Nacional señalen a las familias como miembros de un grupo ilegal. “El presidente de la Junta, el gobernador indígena y mi sobrino, de 16 años, no pertenecían a Comandos de la Frontera. La vereda está sola. Más del 50% de los habitantes fuimos desplazados por qué siguen las agresiones por parte del Gobierno”.

    LEER TAMBIÉN: Violencia en Colombia preocupa a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU

    La víctima denunció que su vivienda fue violentada. “Tuve que salir porque en cualquier momento ingresan a mi casa, me ponen un fusil y luego dirán las fuerzas militares que nosotros también somos guerrilleros, ese es el temor de nosotros. La gente está huyendo, todos quieren irse”.

    Las víctimas desplazadas insisten en que el Gobierno Nacional debe esclarecer los hechos. “Pedimos que se pongan la mano en el pecho. Los comandantes saben que los que estaban ahí no todos eran guerrilleros. Mi sobrino apareció con un fusil cuando él jamás usó uno. Nosotros somos sangre colombiana y necesitamos respeto, que no nos tilde como guerrilleros y narco-cocaleros, como le señaló el Ministerio de Defensa”.

    El comandante del Ejército, general Eduardo Enrique Zapateiro, defendió la operación militar y sostuvo que el objetivo era neutralizar el subsistema criminal de una comisión armada de grupos armados organizados residuales porque esto no es la primera vez en la que una mujer en embarazo y menores de edad caen tras la acción.

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    Una de las víctimas del operativo militar que dejó once personas fallecidas en la vereda Alto Remanso, Puerto Leguizamo, Putumayo, manifestó que las personas se han ido desplazando ante el temor de un nuevo ataque.


    - Advertisement -

    Por: Redacción 360 Radio

    El Ejército reportó que los muertos en la acción militar eran miembros del grupo armado ilegal Comando de la Frontera que delinque en la Amazonía colombiana.

    Algunos campesinos afectados y han desplazado a diferentes zonas del país por temor a otro ataque. Otra parte de la población tuvo que quedarse en la vereda Alto Remanso, debido a las pocas condiciones y recursos para movilizarse a otros lugares.

    Un habitante de la zona rechazó que el Gobierno Nacional señalen a las familias como miembros de un grupo ilegal. “El presidente de la Junta, el gobernador indígena y mi sobrino, de 16 años, no pertenecían a Comandos de la Frontera. La vereda está sola. Más del 50% de los habitantes fuimos desplazados por qué siguen las agresiones por parte del Gobierno”.

    LEER TAMBIÉN: Violencia en Colombia preocupa a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU

    La víctima denunció que su vivienda fue violentada. “Tuve que salir porque en cualquier momento ingresan a mi casa, me ponen un fusil y luego dirán las fuerzas militares que nosotros también somos guerrilleros, ese es el temor de nosotros. La gente está huyendo, todos quieren irse”.

    Las víctimas desplazadas insisten en que el Gobierno Nacional debe esclarecer los hechos. “Pedimos que se pongan la mano en el pecho. Los comandantes saben que los que estaban ahí no todos eran guerrilleros. Mi sobrino apareció con un fusil cuando él jamás usó uno. Nosotros somos sangre colombiana y necesitamos respeto, que no nos tilde como guerrilleros y narco-cocaleros, como le señaló el Ministerio de Defensa”.

    El comandante del Ejército, general Eduardo Enrique Zapateiro, defendió la operación militar y sostuvo que el objetivo era neutralizar el subsistema criminal de una comisión armada de grupos armados organizados residuales porque esto no es la primera vez en la que una mujer en embarazo y menores de edad caen tras la acción.

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico