¿Por qué Herbin Hoyos quiere derogar la JEP y revocar magistrados de cortes?

El periodista e investigador explicó que “no estamos tocando el articulado de la JEP, ni los acuerdos; no se les están violando los derechos a los desmovilizados, pues estos son invulnerables y tenemos que cumplirles”.


360 Radio: Usted está promoviendo una gran recolección de firmas con el fin de derogar la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y revocar a diferentes magistrados de las cortes. ¿Cómo ha sido ese proceso y por qué decidió emprender esa acción?

Herbin Hoyos: Quisiera empezar a hablar de los antecedentes, de la casuística que hemos encontrado sobre elementos de corrupción al interior de las altas cortes y de la Jurisdicción Especial para la Paz. Hemos visto cómo en las altas cortes los narcotraficantes han logrado frenar extradiciones en la Corte Suprema de Justicia, cómo la Corte Constitucional conceptuó que el delito del narcotráfico es conexo a lo político, lo cual es una decisión grave para Colombia, que está produciendo en este momento el 70 % de la droga que circula en el mundo. Esto es confirmar que la política necesita del narcotráfico y el narcotráfico de la política; son cooperantes estas dos circunstancias para convertirlas en un delito, que se necesitan mutuamente el uno al otro.

Durante el proceso de renegociación del acuerdo de paz buscamos que los delitos sexuales fueran juzgados por la jurisdicción ordinaria en Colombia. La Corte Constitucional conceptuó a favor de las Farc que los delitos sexuales deberían quedar incluidos en la JEP. Eso significa que un delito de lesa humanidad que no es indultable, amnistiable ni negociable va a quedar inmerso en los delitos que quedan en los indultos.

Ello es gravísimo para un país como Colombia en donde estamos negociando los delitos de lesa humanidad y que 182 países firmaron que dichos delitos no son negociables. Si a eso le sumamos investigaciones periodísticas que yo he hecho de tiempo atrás, donde nos damos cuenta cómo en las cárceles se reunieron los narcotraficantes con grupos de abogados de las Farc, de los mismos narcos y también vinculados con el proceso de paz, y los articulados que fueron incluidos en los acuerdos fueron construidos en las cárceles para favorecer a los narcotraficantes. Eso es lo que nos parece mucho más grave porque nos damos cuenta cómo el narcotráfico permeó la JEP, cómo este estuvo metido financiando el proceso de paz para que se sacaran allí decisiones que les favorecieran a ellos, para muchos evitar la extradición. Es por esto que ponen la condición de que la JEP garantiza la no extradición para los narcotraficantes de las Farc.

Por lo anterior, las Farc comienzan a vincular en sus listados a narcotraficantes que nunca estuvieron en las filas de las Farc. Narcos que no saben marchar, ni tomar un fusil, que no se saben el himno de las Farc, que nunca han militado en un grupo armado, pagaron plata para que los hicieran pasar por guerrilleros. Y a los verdaderos guerrilleros los dejaron por fuera, que es también gravísimo. 

Ahora que estamos nosotros enterados, con documentos, testimonios, elementos que conducen a reafirmar todas estas investigaciones, nos damos cuenta que las altas cortes están en poder de las mafias. A eso hay que sumarle el cartel de la toga, y que este es el único país del mundo con el expresidente de la Corte Suprema de Justicia preso por corrupción, eso solo pasa en Colombia, igual que el fiscal anticorrupción y el fiscal de la JEP grabado recibiendo fajos de dinero en dólares. Eso no fue casual, esa es una cadena de acciones delincuenciales que se dan al interior de las cortes y que el país hasta ahora está empezando a visibilizarlas porque yo me he metido a denunciar, pero de resto los grandes medios de comunicación no le meten los dientes a estos temas tan delicados porque les da miedo.

Con todo este análisis, y faltando muchísimos detalles más, vemos que la corrupción en las altas cortes es el primer cáncer que tenemos en el país y se tiene que cortar de tajo. La única manera es promoviendo desde la ciudadanía una decisión democrática, y es remover a todos estos magistrados por medio de una comisión ética y académica, haciendo un concurso de méritos para que así se elijan los nuevos magistrados y con ellos crear una sala que reemplace la JEP, que la administre. 

No estamos tocando el articulado de la JEP, ni los acuerdos; no se les están violando los derechos a los desmovilizados, pues estos son invulnerables y tenemos que cumplirles y a quienes han cumplido los acuerdos. Yo soy el primero en decir que si el mismo ‘Timochenko’ ha cumplido, si no ha delinquido tras la firma del acuerdo, yo mismo me encargaré de garantizarle a él sus derechos, pero si delinquió que se agarre de atrás porque este proyecto va enfocado a que hagan justicia contra todos aquellos que utilizaron el proceso de paz para seguir delinquiendo, contra todos los que metieron en la JEP a narcotraficantes.

Estamos haciendo uso de un derecho constitucional y lo he puesto a consulta del pueblo. Y miles de personas piensan como yo, miles de personas han descargado los formularios de la página web donde están subidos. Ya van casi 280 mil descargas en 14 días, si lo multiplicamos por 15 nos da aproximadamente unos 3 millones de firmas, si nos proponemos los 11 millones, que es la cifra que se necesita, en menos de dos meses ya las tendríamos.

360: Una vez se logre la recolección de firmas requerida, ¿cuál es el paso a seguir?

H.H.: Se presentan a la Registraduría, esta se toma un tiempo de unos dos meses para hacer el análisis comparando con la base de datos de dicha entidad, y si superamos el 20 % la Registraduría le notifica al Congreso que le debe hacer el análisis de forma, es decir, de reglamentación al referendo, y eso significa determinar cuándo se hace, en qué tipo de formato o pliego va la pregunta, y la Corte Constitucional le tendrá que dar el concepto de constitucionalidad. 

Este referendo fue diseñado para no afectar la constitucionalidad. Es decir, no se les están vulnerando los derechos a minorías; estamos haciendo una reforma que implica cambios de forma en la JEP, y pasaría a llamarse sala transicional en la Corte Suprema de Justicia pero que va a cumplir las mismas funciones que está cumpliendo la JEP, con la diferencia que nos cuesta 20 veces menos. La JEP cuesta casi 500 mil millones de pesos, esta costaría, según cálculos que hemos hecho, entre 17 y 20 mil millones de pesos. Y así elegimos a magistrados que no tengan nexos con narcotraficantes y que sepamos de dónde vienen, que no hayan sido abogados de los mafiosos o criminales. Aquí necesitamos una justicia de naturaleza imparcial y que realmente el país vuelva a recuperar la confianza en las instituciones. Estamos atacando el hecho de que se haya corrompido la conciencia de la sociedad.

Estamos buscando recuperar la esperanza de la gente, hay decepción colectiva de ver lo que está pasando en las cortes, en el Congreso, de ver cómo se posesiona a ‘Santrich’, luego cómo la Corte Suprema no emite la orden de captura, la JEP obstaculiza la extradición, el Consejo de Estado lo posesiona como congresista, es decir, todos se confabularon solamente para que ‘Santrich’ se escapara.

360: ¿Puede estimar el tiempo en que se puede llevar a cabo la recolección de firmas?

H.H.: La recolección de firmas la tenemos que hacer en estos cuatro meses, hacemos corte el 15 de octubre para hacer el último esfuerzo entre noviembre y diciembre. Entregamos el 14 de diciembre a la Registraduría, y esta se toma los dos meses en mención. Supongamos que vengan las vacaciones de fin de año, retoman en enero, a más tardar febrero, en marzo ya se estaría dando el concepto de dicha entidad reconociendo el número de firmas y si superamos el 20 % pues le notificarán al Congreso para que este en la primera sesión que lleven a cabo tienen que reglamentar el referendo, la Corte Constitucional da el concepto de constitucionalidad y le notifican al presidente de la República para que en los siguientes 20 días el mandatario convoque a elecciones para el referendo.

360: Ha habido rumores o malas informaciones de que esto puede conllevar o suponer una Asamblea Nacional Constituyente y también el desconocimiento de los acuerdos suscritos entre el Gobierno y las Farc…

H.H.: Justamente nosotros propusimos hacer un referendo y no una Asamblea Nacional Constituyente porque un referendo es una manera segura de hacer una reforma a la Constitución. La Constituyente de 1991 fue hecha a medida de Pablo Escobar, financiada y motivada por él y logró que se anulara la extradición en esa época. Imagínense en este momento hacer una Constituyente donde tenemos más de 30 Pablos Escobar dispuestos a pagar lo que sea porque les hagan una Constituyente a su medida. Si en 1991 hicimos una Constituyente con un solo capo, ¿qué será ahora que tenemos a 30 Pablos Escobar? El narcotráfico se expandió tanto que ahora hay unos líderes de la misma criminalidad de Pablo Escobar, con la capacidad de dinero del narcotráfico en Colombia y el exterior para financiar una.

No estamos en el momento para ponerle de manera escueta a los bandidos la construcción de una nueva constitución. La forma más quirúrgica de hacer una reforma a la Constitución es mediante un referendo. Esta medida nos permite no exponer las instituciones ni la democracia. Estamos proponiendo hacer una cirugía con la mayor precaución para que genere el menor daño colateral posible, para que no se cree un Estado de ingobernabilidad, para que las instituciones sigan funcionando sin traumatismos.

360: ¿Cuál es su postura frente a la figura de la extradición?

H.H.: La extradición se tiene que mantener. Esta figura es tal vez la única herramienta que tiene Colombia para combatir el narcotráfico y es a lo único que los narcos le tienen miedo. No le tienen miedo a las cárceles porque saben que compran los decisiones judiciales y quedan libres. Estados Unidos ve el narcotráfico como una tentativa masiva de homicidios; es como si se pretendiera tomar cianuro y querer envenenar a miles de personas. Esa misma es la condición y la gravedad del que vende droga. 

360: También se sabe que tiene una postura clara en cuanto a la reducción de congresistas…

H.H.: El Congreso es un monstruo de burocracia al que le han ido sumando curules y ahora son 282. Hicieron una consulta para reducirle el sueldo a los congresistas y no sirvió para nada, siguen ganándose la misma cantidad de plata. Las bancadas del Congreso no son más que alianzas para pactar acuerdos en donde se favorecen ellos mismos pero nunca favorecen a la sociedad, las instituciones o a la democracia. Cada vez una bancada hace acuerdos de confabulación. Los políticos no fueron capaces de hacer la reforma política. Es suficiente conque se reduzca a 80 senadores y a 80 representantes para hacer las normas, las leyes y debates que se requieren. 

360: Un mensaje para las personas que quieren firmar su iniciativa y para quienes no están de acuerdo también

H.H.: A quienes no están muy convencidos del referendo, deben documentarse de lo que es esta figura. No se dejen meter noticias falsas en la cabeza. No es crear una sola corte para convertirla de bolsillo. Aquí las cortes se mantienen. Yo no pertenezco a ningún partido ni estoy vinculado a alguno. Al contrario, les hemos dicho que necesitamos que se mantengan al margen debido a que esta es una iniciativa de la sociedad. Yo no iba a convocar a ningún partido político porque justamente estoy actuando contra estos, contra los políticos, porque no fueron capaces de hacer las reformas políticas y se las está proponiendo un ciudadano convocando a la sociedad para hacerles esta reforma.

También les digo que es muy fácil: se deben descargar los formularios en hoja tamaño oficio, por un lado se imprimen los renglones para firmar y por el otro va la exposición de motivos. Cada quien firma con su propia mano. Llena los campos del nombre, fecha, número de cédula y firma. No esperen un punto fijo de firmas en cualquier ciudad, no; descárguelos en su casa, lo imprime, llena y lo envía a Bogotá a la calle 65 No 923 oficina 201 a nombre del doctor Adel González, quien es el abogado del referendo, a nombre de él hay que enviar los sobres. Y luego de reunir los 11 millones de firmas hay que salir a votar. Si se logra esto, la sociedad  habrá removido a todos los magistrados de las altas cortes por corrupción, habrá logrado derogar la JEP y para las próximas elecciones veremos a un Senado de la Repúlica con 80 miembros y una Cámara de Representantes también con 80. En dos sí en el voto, habremos renovado el Estado.

Alcalde medellin