¿Qué festejamos el Día de las Velitas en Colombia?

Compartir

El Día de las Velitas es una de las celebraciones más importantes en la época de Navidad para los colombianos. Y, a pesar de que con los años se ha perdido de vista su verdadero significado, en nuestro país este día marca el inicio de la Navidad.


Por: Catalina Escobar

El Día de las Velitas, es una de las celebraciones más importantes en la época de Navidad para los colombianos. Y, a pesar de que con los años se ha perdido de vista su verdadero significado, en nuestro país este día marca el inicio de la Navidad. Es así como celebramos encendiendo velitas y faroles; preparando los mejores manjares navideños típicos en nuestro país como natillas, buñuelos, postres y compartiendo en familia.

Sin embargo, es importante recordar el origen de esta celebración que durante tantos años nos ha acompañado a los colombianos en el inicio de la Navidad. Así que el Día de las Velitas agradecemos la intercesión de la Virgen María por nuestras bendiciones y celebramos su Inmaculada Concepción.

El Día de las Velitas, tiene un origen cristiano, ya que nació en la Iglesia Católica. Todo inicia un 8 de diciembre de 1854, cuando el Papa Pío IX proclamó un dogma con la bula Ineffabilis Deus a la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Lo anterior significa que DIOS preservó a María del pecado original. Según el catecismo católico (490): “Para ser la Madre del Salvador, María fue “dotada por Dios con dones a la medida de una misión tan importante. El ángel Gabriel en el momento de la anunciación la saluda como “llena de gracia”. En efecto, para poder dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente conducida por la gracia de Dios”.

Le puede interesar:  Los números no concuerdan con la calle

DEL MISMO AUTOR: ¿Por qué celebramos la Navidad?

Debido a esto, en la noche anterior a esta proclamación, el 7 de diciembre de 1854, en diferentes países, los católicos encendieron velas en todo el mundo como muestra de fe y fue así como este acto continuó como tradición y cada 7 y 8 de diciembre conmemoramos a la Inmaculada Concepción y lo más importante, agradecemos a la Virgen María por su intercesión.

Aunque la Iglesia Católica ha sido un ejército de fieles de la virgen María, hay que tener también en cuenta que el origen de la Iglesia protestante no desconoce la Inmaculada Concepción y más bien compartía este dogma. Martín Lutero, padre de la Reforma Protestante, defendía varios dogmas sobre la Virgen María, uno de ellos, su Inmaculada Concepción: «Es dulce y piadoso creer que la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, de modo que en la mismísima infusión de su alma ella fue también purificada del pecado original y adornada con los dones de Dios, recibiendo un alma pura infundida por Dios; de modo que, desde el primer momento que ella comenzó a vivir fue libre de todo pecado». (Sermón: «Sobre el día de la Concepción de la Madre de Dios» en 1527). Y, a pesar de que con el paso del tiempo algunas comunidades de la Iglesia Protestante desconocen este dogma, la realidad es que en sus orígenes no fue así.

Particularmente en este día, le pido a mamita María su intercesión para que Dios me conceda imitar las virtudes de Ella: su humildad profunda, su fe viva, su obediencia ciega, su oración continua, su mortificación en todas las cosas, su pureza divina, su caridad ardiente, su paciencia heroica, su dulzura angelical y su sabiduría divina.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]