Así se organizó el encuentro Uribe y Santos con el Papa en Roma

Reunión Uribe, Santos, Papa Francisco
Reunión entre Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos y el Papa Francisco. Foto: AFP.

Se trató de todo una estrategia nada distante a la de una película, aviones privados, problemas con papeles, caravanas, carreras diplomáticas, desayunos y decisiones de última hora que siempre estuvieron en el filo de la navaja.


Por: Confidenciales de 360Radio.

Ya había ocurrido que el expresidente Álvaro Uribe Vélez y el presidente Juan Manuel Santos se reunieran luego de seis años de una distancia política, muy conocida en el país. Esto ocurrió horas después de la victoria del No en el plebiscito del 2 de octubre.

El encuentro fue en la sala de reuniones principal del Palacio de Nariño, allí Uribe acudió con sus principales aliados al igual que el presidente Santos. Una foto, sin lugar a dudas, que se estaba esperando mucho, pero luego de esto las relaciones entre ambas partes no fueron mejores, como para decir que el encuentro tuvo un aliciente o resultado positivo.

Se terminó desechando todo lo hablado, se volvió a la crítica de orilla a orilla y la polarización en el país seguía siendo una realidad.

Reunión Uribe, Santos, Papa Francisco
Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos se saludan durante un encuentro en Bogotá en octubre. Foto: REUTERS

¿Cómo se organizó la reunión?

En las horas de la mañana del día jueves se realizó un desayuno en el hotel The Orchids, propiedad del mismo dueño de Redservi, Jesús “Chucho” Guerrero. Esa reunión sirvió para ir ambientando la posible reunión entre Uribe, Santos y el Papa Francisco.

Lo que 360 Radio pudo conocer de ese desayuno refiere que allí estuvieron presentes el nuevo procurador General de los colombianos, Fernando Carrillo y el excongresista Carlos Dager.

Igualmente, desde la parte exterior coordinaba Joselito Guerra de la Espriella, quien es allegado al vicepresidente Germán Vargas Lleras y al uribismo, hermano de María del Rosario Guerra, senadora uribista y de Antonio José Guerra, congresista santista de Cambio Radical.

En este desayuno se estaba buscando que el ex presidente Uribe cambiara de opinión frente a un nuevo encuentro con Santos en Roma, una petición que había sido negada ya varias veces por el hoy senador y que parecía un caso imposible de lograrse en la actual realidad política.

Parece ser, según informaciones que conoció este medio, que la reunión alcanzó un punto de tal importancia y magnitud que Uribe terminó por mostrar una cierta capacidad de entendimiento y de nobleza para aceptar esa invitación.

Llamada de Pietro Parolin a Uribe

Pasadas una hora y media, dos horas, estando en la plenaria del Senado de la República el senador Uribe recibió una llamada de monseñor Pietro Parolin, secretario de Estado de El Vaticano y mano derecha del Papa Francisco.

Pietro Parolin le preguntó a Uribe, según palabras de él mismo, si había sido invitado a un encuentro y él le respondió que no y ante esto Parolin le dijo si podía tomar un avión a Roma para que se reuniera con el Papa Francisco en el marco del encuentro con el presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Uribe visiblemente confundido y hasta preocupado señaló que él no creía que llegara a tiempo pero que haría el intento por respeto al Santo Padre y al pueblo colombiano, de ahí empezó todo. Ahora le tocaba gestionar al Gobierno y a los privados que habían hecho una reunión previa a la del Hotel The Orchids y el mismo Vaticano.

Detrás de todo esto estuvo Fernando Carrillo, Joselito Guerra de la Espriella y los empresarios de la multinacional Telefónica, uno de estos empresarios muy cercano al Papa Francisco.

¿Cómo fue la gestión del viaje?

Cuando esto se convirtió en una realidad y se supo con firmeza que Uribe aceptaba la invitación, lo primero que se debía hacer era conseguir un tiquete comercial lo suficientemente ligero y que aterrizara rápidamente en Roma o un avión privado; pero la gran pregunta era, ¿En un vuelo trasatlántico de 12 horas quién podría tener un avión lo suficientemente potente, cómodo y seguro para cumplir esa misión?

Telefónica dijo: ahí está nuestro avión pero por problemas de papeleo no podría salir en el tiempo estimado, iba a tardar cerca de 5 horas, lo que imposibilitaba el arribo de Uribe a tiempo en la ciudad del Vaticano.

Entonces hubo un alto funcionario del gobierno que habló con Luis Carlos Sarmiento y le preguntó por la posibilidad  de que conociera a alguien que tuviera un avión para dicho viaje y estuviera dispuesto a prestarlo.  Luis Carlos Sarmiento dijo: Yo, todo por la paz política de nuestro país, pongo el avión, estoy en Bogotá, hagamos el papeleo.

Reunión Uribe, Santos, Papa Francisco
Álvaro Uribe Vélez llega a Roma.

El Goldstream G650 tampoco tenía papeles listos, obviamente por ser un viaje imprevisto y eso tardó cerca de dos horas y media, a Uribe le tocó esperar cerca de una hora y cuarenta y cinco minutos  dentro del avión. Uribe viajó con uno de sus asesores personales, Juan Manuel Daza,  y en el aeropuerto estaba el señor Carlos Daje, quien fue de los mayores artífices de esta reunión  al igual que Fernando Carrillo, el nuevo procurador de los colombianos.

Viaje a Roma y la Reunión

Uribe emprendió su viaje a Roma confundido, nadie se espera levantarse un día sin planes y tener un avión privado a Roma. Aterrizó a las 5:34 de la mañana hora colombiana  al Vaticano en aeropuerto privado.

Primero el papa se reunió con el presidente Santos, luego con el presidente Uribe, se ha corrido buena parte de la agenda que el papa tenía y espera un encuentro entre los tres protagonistas de esta novela.  Sin lugar a duda un encuentro que quedará marcado por sus extremidades de tiempo de favores y de la élite colombiana, política y empresarial.

Es una reunión que podría tener cosas positivas para el país pues una de las condiciones aparentemente de un papa para visitar a Colombia es que exista la paz política en Colombia y Uribe y Santos tiene la gran responsabilidad.  Se pudo conocer que Uribe insiste en tener participación en la implementación de los diálogos de paz.