- Advertisement -
Inicio Destacados ¿Seguridad?

¿Seguridad?

No es un asunto de “locos”
- Advertisement -

«Esa es la pregunta que muchos ciudadanos se hacen por estos días. Los titulares de los medios de comunicación y personas muy cercanas a diario revelan cómo han sido víctimas de eso que, lamentablemente, se está convirtiendo en la narrativa de Bogotá: la inseguridad.»


Por: Gloria Díaz

Y es que ella ronda sin piedad por las calles, se mueve con libertad, así como lo indica esa frase popular que dice: “como Pedro por su casa”. A veces llega en moto, acompañada de dos sujetos encapuchados que amenazan o, en otras ocasiones, muestran sus caras sin vergüenza alguna. Últimamente le gusta subirse a los buses para sacarle provecho a lo que los pasajeros llevan en sus bolsos. Cuando quiere, lo hace de frente y, cuando no, acude a las manos de seda, esas que te van metiendo hasta el brazo al bolsillo, te sacan la billetera y ni te das cuenta. A ella también le gusta irse de “shopping”, no para ojear los artículos de última moda, sino con el propósito de apoderarse de esas cajas registradoras de los comerciantes que aún se están levantando del impacto generado por las medidas restrictivas que los llevaron a cerrar sus puertas en esta cruel pandemia. Y qué decir cuándo se empodera y llega a su punto más preocupante, ¿ah? Se convierte en asesina. Cuando se instala en ese nivel, no le importa nada, al punto que primero prefiere matar y después hurtar. Así es ella, así es la inseguridad.

También hay que decir que le gusta manifestarse en cifras tanto que, hoy por hoy, los números la hacen ser el personaje principal de los portales web, periódicos, redes sociales, televisión, radio, etc. Así se manifestó en el primer semestre de este año en la capital de la república a través de todas sus modalidades: 

Empezamos con hurto a personas, el delito favorito de la inseguridad se posicionó en el primer lugar de la lista con 46.746 casos, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad. El horario de mayor prevalencia fue la mañana y se situó con más fuerza en Kennedy, Suba, Usaquén, Chapinero y Bosa, sin embargo, sucede en toda la ciudad. 

- Advertisement -

Parece que ella tiene una gran fijación por los celulares porque el robo a estos objetos se llevó un gran número de reportes: 26.054. ¿y a quién afectó más? A los habitantes de Kennedy, Suba, Engativá, Chapinero y Usaquén. Algo similar sucedió con las bicicletas. Lo delincuentes, en este mismo periodo de tiempo, despojaron a 4.929 ciclistas de este medio de transporte. ¡Un panorama preocupante! 

DEL MISMO AUTOR: Con la soga al cuello

A la hora de terminar con las vidas, no tuvo reparos. En sus manos se gestaron 554 homicidios, la mayoría provocados con arma blanca y en horas de la madrugada. 

Lo claro es que la inseguridad no es un asunto de percepción, es una clara realidad que se salió de las manos y debe ser atacada de inmediato. Esta situación que bien pudimos describir en este texto no se queda en palabras, actúa con libre albedrío, pero no se puede convertir en parte de la dialéctica de Bogotá. 

Duele mucho ver cómo están asesinando a la gente por robarla, ¿cuántas familias en este momento lloran a sus seres queridos por ese motivo? ¿cuántos sueños apagados? Tan solo en una semana ocurrieron dos casos aterradores: un joven de 29 años en el sector de Suba que, al intentar oponerse al robo de su bicicleta, recibió dos disparos mortales por parte de dos delincuentes, los cuales afortunadamente fueron capturados, pero nada puede devolverle la vida a esta víctima. El daño está hecho. 

El otro suceso ocurrió en Kennedy, un tendero fue asesinado por dos hombres que entraron a robar en su negocio sin importar la presencia de niños que estaban en el lugar. Los videos muestran que, al parecer, no hubo ninguna reacción de la víctima para oponerse, simplemente los malandros decidieron matarlo. 

Así están las cosas. De ahí la importancia de insistir en que este fenómeno sea un tema de prioridad en la agenda de la Administración Distrital y que, así mismo, se adopte una estrategia integral efectiva que impida que la inseguridad se siga pavoneando con todo su esplendor en las calles capitalinas. También es imperativo una reforma a la justicia que abarque el tratamiento de los delincuentes reincidentes, sobre todo en el hurto  que, de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional, es el delito que más impacta en la reincidencia y que, en la actualidad, azota más a los bogotanos.

- Advertisement -
Salir de la versión móvil