Solo el 4% de las instituciones del sector educativo están protegidas de ciberataques

El sector educativo del país es el franco principal de los ciberataques, según expertos en ciberseguridad.

Compartir

El sector educativo a nivel mundial se ha convertido en uno de los principales objetivos de los ciberataques, superando a otros sectores que históricamente se consideran más atractivos para los ciberdelincuentes, como las agencias gubernamentales, la industria sanitaria e incluso la industria bancaria. Esta tendencia alarmante se debe a la gran cantidad de datos sensibles que manejan las instituciones educativas, incluyendo información personal de estudiantes, registros académicos y propiedad intelectual.

Según expertos en ciberseguridad, las instituciones educativas son presas fáciles para los ciberdelincuentes. A pesar de contar con presupuestos significativos para inversión en tecnología de la información, muchas veces no se da la debida importancia a la seguridad informática, dejando los sistemas vulnerables ante amenazas.

Le puede interesar: Ciberseguridad: esta es la propuesta que MinTIC entregó en Convención Bancaria

Un informe del Foro Económico Mundial del 2023 reveló que solo el 4 % de las organizaciones en Colombia están completamente seguras frente a los accesos a sus redes y cuentan con sistemas protegidos contra ataques cibernéticos. Además, la mayoría de las estrategias de seguridad informática en estas organizaciones son reactivas en lugar de preventivas.

Desafíos y soluciones para mejorar la ciberseguridad en el sector educativo

Desafíos y soluciones para mejorar la ciberseguridad en el sector educativo
Foto: Redes sociales

Por qué es importante: La seguridad en el sector educativo es crucial porque las instituciones manejan una gran cantidad de datos sensibles, incluyendo información personal de estudiantes, registros académicos y propiedad intelectual. Una brecha de seguridad puede tener consecuencias devastadoras, como el robo de identidad, pérdida de datos críticos y daños irreparables a la reputación de las instituciones.

Detalles: Para enfrentar estos desafíos, Frontech identifica tres deficiencias críticas en el sector educativo en cuanto a seguridad informática y propone soluciones específicas:

  1. Falta de concientización y formación: Existe una brecha significativa en el conocimiento sobre prácticas de seguridad entre estudiantes y personal educativo. Las instituciones carecen de políticas claras para comunicar estas prácticas, lo que aumenta el riesgo. La solución radica en capacitar a todos los miembros de la institución para reconocer correos fraudulentos, usar contraseñas seguras y manejar dispositivos de manera responsable, además de implementar políticas y procedimientos claros para resguardar la seguridad cibernética.
  2. Infraestructura desactualizada: Muchas escuelas aún operan con sistemas operativos y software obsoletos que no reciben actualizaciones de seguridad. La falta de inversión en tecnologías de seguridad y actualización de infraestructura también es un problema. Para solucionar esto, es necesario actualizar regularmente los sistemas operativos y software, implementar sistemas de detección de intrusiones y fortalecer la infraestructura tecnológica para reducir las vulnerabilidades.
  3. Desafíos con la enseñanza virtual: La transición a la enseñanza virtual ha aumentado la exposición a amenazas cibernéticas. Para mitigar estos riesgos, es crucial realizar simulacros de incidentes de seguridad, designar equipos preparados para actuar rápidamente en caso de violaciones de seguridad y realizar copias de seguridad de los datos críticos.
Le puede interesar:  ¿Dónde está Colombia en el mapa diplomático mundial? Análisis del número de embajadas en comparación global

Contexto: En un contexto donde la digitalización y la enseñanza virtual están en auge, las instituciones educativas se ven cada vez más expuestas a amenazas cibernéticas. La pandemia de COVID-19 aceleró esta transición, aumentando la necesidad de soluciones de seguridad robustas que protejan tanto la infraestructura tecnológica como la información confidencial.

Ramírez concluye: “Desde Frontech trabajamos con tecnología de última generación para garantizar la seguridad en múltiples capas, más allá de un antivirus básico, evitando que las aplicaciones no deseadas pongan en riesgo las ganancias y la reputación de la institución. Avances como estos son el resultado del trabajo de un equipo dedicado que ha estado investigando malware e innovando tecnología durante más de tres décadas”.

Panorama general: El panorama general de la ciberseguridad en el sector educativo es preocupante. A nivel mundial, las instituciones educativas deben adoptar medidas más estrictas y actualizar sus sistemas para combatir las crecientes amenazas cibernéticas. La inversión en tecnología de última generación y la formación continua de estudiantes y personal son esenciales para crear un entorno educativo seguro y resiliente frente a los ciberataques.

La evolución tecnológica y las amenazas cibernéticas continúan avanzando, comprometiendo la integridad de los sistemas informáticos y el bienestar de la sociedad. Por ello, es vital la protección y detección temprana de estos ataques e invertir en recursos que mitiguen los impactos negativos.

Lea también: Utilidades de bancos cayeron en abril de 2024: así está el panorama del sistema financiero colombiano

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]