Space X será la empresa encargada de demoler la Estación Espacial Internacional de la NASA

La NASA ha seleccionado a SpaceX para derribar la Estación Espacial Internacional al final de su vida útil, un contrato de US$843 millones que marca el inicio de una nueva era en la gestión de infraestructuras espaciales.

Compartir

La NASA ha seleccionado a SpaceX, la compañía aeroespacial de Elon Musk, para llevar a cabo la misión de desmantelar la Estación Espacial Internacional (EEI) al final de su vida útil. El contrato, valorado en US$843 millones, se anunció este miércoles, marcando un hito significativo en la colaboración entre ambas entidades.

El fin de una era en la órbita terrestre: adiós a la Estación Espacial Internacional de la NASA

Desde su lanzamiento en 1998, la EEI ha sido un pilar fundamental para la investigación espacial, orbitando la Tierra cada 90 minutos a una altitud superior a los 400 km. La estación, que pesa 430 toneladas y tiene las dimensiones de un campo de fútbol, ha albergado miles de experimentos científicos, explorando desde el envejecimiento humano hasta la creación de nuevos materiales.

Le puede interesar: Elon Musk vs Apple: Controversia por la integración de OpenAI en dispositivos

A pesar de que la estructura del laboratorio espacial sigue siendo sólida, los ingenieros subrayan la necesidad de planificar su eliminación segura para evitar riesgos para la población terrestre. Sin intervención, la estación eventualmente caerá a la Tierra de manera descontrolada.

«Escoger un vehículo de desórbita para la Estación Espacial Internacional ayudará a la NASA y a sus socios internacionales a garantizar una transición segura y responsable en la órbita terrestre baja al final de las operaciones de la estación», declaró Ken Bowersox, director de operaciones espaciales de la NASA.

Por qué es importante: La elección de SpaceX para desmantelar la EEI es un paso crucial en la gestión de la infraestructura espacial envejecida. Asegurar una eliminación controlada de la estación previene posibles desastres causados por una reentrada descontrolada, protegiendo tanto a la población terrestre como a otras instalaciones espaciales en órbita baja.

Le puede interesar:  Wifi gratis en el Metro de Medellín: innovación para los usuarios del transporte público

Además, este proyecto representa un avance en la colaboración entre agencias gubernamentales y empresas privadas en el sector espacial, uniendo recursos y experiencia para abordar desafíos complejos y costosos.

El fin de una era en la órbita terrestre: adiós a la Estación Espacial Internacional de la NASA
Foto: Redes sociales

Detalles: La misión encomendada a SpaceX implica la construcción de un vehículo especial que empujará a la EEI hacia su destino final en el océano Pacífico a principios de la próxima década. Aunque no se han revelado detalles específicos del diseño del «remolcador» espacial, se sabe que necesitará un impulso significativo para asegurar una reentrada controlada.

Una vez que la última tripulación sea retirada de la estación, los controladores permitirán que su órbita decaiga gradualmente. Posteriormente, el remolcador espacial realizará la maniobra final para dirigir los restos hacia el Polo de Inaccesibilidad del Pacífico, conocido como Punto Nemo, una región remota ubicada a más de 2.500 km de la masa terrestre más cercana.

Contexto: La EEI ha sido un símbolo de cooperación internacional en la exploración espacial, con Estados Unidos y Rusia a la cabeza, y el apoyo de Europa, Canadá y Japón. Desde su lanzamiento, ha servido como laboratorio para importantes investigaciones científicas y tecnológicas.

Sin embargo, la infraestructura envejecida y los costos crecientes de mantenimiento han llevado a la NASA y sus socios a considerar opciones para su retiro. Los países occidentales han acordado financiar la estación hasta 2030, mientras que Rusia ha indicado que mantendrá su participación hasta 2028.

Panorama general: Mientras la EEI se prepara para su retiro, la NASA confía en que varios consorcios privados lanzarán estaciones espaciales comerciales. Paralelamente, las agencias espaciales internacionales están centrando sus esfuerzos en el desarrollo de Gateway, una nueva plataforma que orbitará la Luna.

Le puede interesar:  Medellín: el nuevo epicentro de los nómadas digitales y las industrias creativas

La colaboración entre la NASA y SpaceX en esta misión no solo marca el fin de una era en la exploración espacial, sino que también abre la puerta a nuevas oportunidades y desarrollos en la órbita terrestre baja y más allá.

Lea también: Es oficial la postulación de Katherine Miranda para la presidencia de la Cámara de Representantes

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]