Tenso desalojo en Bello deja 42 heridos y múltiples disturbios

Los habitantes del sector se han visto expuestos a afectaciones ocasionadas por armamentos del Esmad

Tras cinco días continúa la puja entre la comunidad y la fuerza pública  pues se determinó que se han incumplido las pautas que se establecieron en la sentencia que ordenó el desalojo de este sector. 


Por: Cristian Camilo Muñoz

En medio de una jornada de desalojo en Nueva Jerusalén, sector del barrio París, clasificado como “una invasión” y en alto riesgo de un deslizamiento de tierra, los enfrentamientos entre la comunidad del sector y la fuerza pública dejaron un saldo de 42 heridos en el quinto día del proceso de movilización.

En la puja por no ser desalojados de lo que ellos consideran el único hogar con el que cuentan, los habitantes se han visto expuestos a gases lacrimógenos y a heridas causadas por artefactos explosivos. gasolina y a fracturas en el rostro.

“Un señor de 43 perdió dedos de la mano izquierda, tenemos una persona que fue lesionada con gasolina en cuello y cara. Tenemos un agente del Esmad afectado en uno de sus dedos con un artefacto explosivo”, señaló el director de la Oficina de Gestión del Riesgo de Bello.

Por otra parte, 48 menores de edad han sido trasladados a un albergue provisional y otras siete personas han sido capturadas en medio de los operativos.

Las 175 familias están siendo desalojadas de este sector por el resultado de unos estudios realizados por Corantioquia y el Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard)

“Esto hay que deternerlo, aquí hay una crisis humanitaria enorme y una violación de los derechos humanos”, expresó Humberto Tobón, Coordinador de la Mesa de Derechos del Valle de Aburrá.

Según el director de la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo de Bello, la comunicación entre la Alcaldía de Bello y la comunidad de Nueva Jerusalén se cortó desde el sábado pasado luego de que no se devolviera el acta de la reunión donde se discutió acerca de los subsidios de arrendamiento a los que tendrían derecho las familias afectadas. Los voceros de las familias que se encargaron de analizar el acta nunca la devolvieron a la administración y se reportó como inválida, dando paso al plan inicial del desalojo de las familias.

La Alcaldía de Bello informó que los disturbios del lunes se dieron a raíz de “información malintencionada y continua que personas externas y con intereses ajenos al proceso entregan a las familias caracterizadas”.