Los tres golpes a los colombianos de clase media

Los tres golpes a los colombianos de clase media
Fuente: freepik

En Colombia se vienen presentando una gran cantidad de cambios, día tras día se da un golpe nuevo al bolsillo de los Colombianos, y en especial para la clase media, explicamos los tres más polémicos


Por: Redacción 360 Radio

La llegada del nuevo presidente, Gustavo Petro ha traído cambios e ideas que generan diferentes sentimientos desde aceptación hasta controversia e incertidumbre entre los colombianos y diversos sectores económicos. 

Golpe 1. Aumento de los precios de la gasolina

El ministro Ocampo confirmó que desde octubre subirán los precios de la gasolina, además, señaló que el próximo año se harán incrementos más fuertes. Todo esto debido a que el subsidio de gasolina dejó un déficit de más de $10 billones trimestrales en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC). Es decir, dicho subsidio representa la mitad del déficit del presupuesto nacional, lo que pretenden solucionar con el alza de precios.

El ministro Ocampo mencionó “Ya el presidente ha anunciado la decisión de ir ajustando los precios de los combustibles, creo que el próximo mes comenzarán pequeños aumentos inicialmente, para no afectar la inflación” 

Ante la noticia, el centro democrático, sugirió al Gobierno que los aumentos en los precios de los combustibles sean sectorizados, señalando la importancia de tarifas especiales para el transporte de pasajeros y carga.

«Son sectores fundamentales para no afectar el crecimiento de la economía, esenciales para la cadena logística y de suministro del país, y facilitadores del ejercicio de derechos como el trabajo, la educación, la salud y otros» explicó el Centro Democrático.

El presidente Petro respondió que lo solicitado iba en línea con las acciones a tomar y aclaró que no se tocará el ACPM que incide en transporte de carga y pasajeros, además que se buscará retribuir de alguna forma a los moteros, propone hacer la retribución mediante el soat.

Los expertos en el tema dicen que un aumento de los precios de la gasolina podría impulsar la transición energética, aunque Colombia no está preparada pues no hay suficientes fuentes para sustituir ese tipo de combustibles fósiles, por lo que el efecto real será encarecer el costo de vida de los colombianos.

 Golpe 2. Aumentos de la factura de electricidad.

La Comisión Quinta del Senado realizó su primer debate sin propuestas concretas para aliviar el aumento vertiginoso de las facturas de electricidad que se han venido presentando. Los funcionarios del gobierno no respondieron a las preocupaciones sobre precios para los consumidores y solo dijeron que se seguirán viendo afectados.  

Sin embargo, La ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, anunció que se darán los primeros pasos de reducción de las tarifas en elementos, como la generación y distribución de electricidad, ya que son precisamente «los cambios que se pueden ver reflejados más rápidamente en las tarifas residenciales». La funcionaria propuso revisar los contratos con varios operadores de la cadena de la industria eléctrica.

Además, se está considerando la posibilidad de cambiar el índice de precios al productor (IPP) incluido en la estructura tarifaria actual. “El índice necesita ser revisado”, explicó la funcionaria “Creemos que en el mediano plazo hay una necesidad urgente de desarrollar un indicador específico para el sector eléctrico de Colombia”.

Esto implica cambiar los contratos actuales con varias agencias de la industria para «evitar el posible reflejo de que los consumidores tienen que pagar el impacto de la inflación».

Golpe 3. Precios de los alimentos

Finalmente, los ya poco mencionados efectos de la posible reforma tributaria, que pone en expectativas a muchos mercados y colombianos, donde entre los cambios propuestos, también se plantean nuevos gravámenes como los impuestos saludables e impuestos por el medioambiente.

Los nuevos impuestos de salud pública afectarán más a los hogares colombianos de clase media, pues buscan gravar las bebidas azucaradas e imponer un impuesto del 10 por ciento sobre los alimentos altamente procesados.

Esto significa que los colombianos tendrían que pagar más por productos de meriendas que normalmente consumen con regularidad, como embutidos y productos similares de carne procesada, papas fritas, patacones, chicharrones empacados, ponqués, tortas, pasteles de dulce, helados, cereales, entre otros más.

Como lo ha señalado el Espectador comer es una actividad que se ha convertido en un medidor del encarecimiento del costo de vida de los colombianos porque ha sido motor y protagonista de la inflación durante este año, con zonas de inflación por alimentos hasta del 25%.

LEER TAMBIÉN: Que se desmonte el subsidio a la gasolina pero que todos lo paguen, sin excepciones

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar