martes, marzo 28, 2023
More

    Una tributaria indeseable

    Cualquier reforma tributaria que castigue el crecimiento de la economía es indeseable (…) Pues esta proyecto de reforma no solo castiga el crecimiento, sino que lo pasa al paredón.


    - Advertisement -

    Por: Rafael Nieto Loaiza

    Nuestra recaudación como porcentaje del PIB está por debajo del promedio de América Latina. Para el 2020, último año comparable, el porcentaje en Colombia fue de 18,7%, es decir, 3,2 puntos menos que el de la región (21,9%).

    Es cierto que hemos ido mejorando mucho ese recaudo. Hace diez años, fue de 99,2 billones y para este 2022 se espera que esté alrededor de 210 billones. Ahora, a pesar del crecimiento de los ingresos fiscales, estos han sido tradicionalmente insuficientes para financiar el gasto público.

    El problema está en el aumento desmesurado del gasto. El presupuesto general de la Nación en el 2010 era 148 billones y para este año ya fue de 350,4 billones. El que ha pasado Petro es de 405,6 billones, un 16% más alto que el de este año y casi el triple que hace trece.

    El gasto público crece de manera mucho más rápida que el producto interno bruto y que el recaudo. Por mucho que doblemos los ingresos tributarios en diez años, como efectivamente hemos hecho, siempre serán insuficientes. Así no habrá jamás reforma tributaria que alcance.

    Y esa discusión nunca se tiene. Nadie se pregunta si el gasto público tiene o no sentido.

    Por eso el Gobierno se niega a reconocer que, en estricto sentido, no se necesitarían los 22 billones de pesos en que se ha ajustado la tributaria. Solo el sector petrolero y minero dejarán este año 34 billones adicionales para el Estado. Pero si se aumenta en 55 billones de pesos adicionales el presupuesto…

    LEER TAMBIÉN: Arrodillado a los mafiosos

    Para rematar, el Gobierno, que se ha negado a desglosar en qué se gastaría la gigantesca reforma tributaria que pretende, acaba de decir, en boca del Minhacienda, que los recursos irán para “gasto social, temas ambientales y los programas de paz”.

    Preocupa la vaguedad sobre su destino, pero queda claro que los nuevos recursos no irán a cerrar el déficit, sino a financiar más gasto. Peor, lo previsible es que ahonde el problema en lugar de resolverlo.

    La reforma, además, aumenta el impuesto de renta de las sociedades, ya excesivamente alto, e impulsa los empresarios a sacar sus capitales. Y tiene un demoledor impacto negativo en la inversión y el crecimiento, que siempre es malo, pero que es peor en estas circunstancias de incertidumbre internacional, aguda devaluación, alta inflación y riesgo serio de recesión global.

    Cualquier tributaria que castigue el crecimiento de la economía es indeseable. El crecimiento es el gran responsable de reducir la pobreza. Pues esta reforma no solo lo castiga, sino que lo pasa al paredón.

    @RafaNietoLoaiza

    LEA AQUÍ A NUESTROS COLUMNISTAS

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    Cualquier reforma tributaria que castigue el crecimiento de la economía es indeseable (…) Pues esta proyecto de reforma no solo castiga el crecimiento, sino que lo pasa al paredón.


    - Advertisement -

    Por: Rafael Nieto Loaiza

    Nuestra recaudación como porcentaje del PIB está por debajo del promedio de América Latina. Para el 2020, último año comparable, el porcentaje en Colombia fue de 18,7%, es decir, 3,2 puntos menos que el de la región (21,9%).

    Es cierto que hemos ido mejorando mucho ese recaudo. Hace diez años, fue de 99,2 billones y para este 2022 se espera que esté alrededor de 210 billones. Ahora, a pesar del crecimiento de los ingresos fiscales, estos han sido tradicionalmente insuficientes para financiar el gasto público.

    El problema está en el aumento desmesurado del gasto. El presupuesto general de la Nación en el 2010 era 148 billones y para este año ya fue de 350,4 billones. El que ha pasado Petro es de 405,6 billones, un 16% más alto que el de este año y casi el triple que hace trece.

    El gasto público crece de manera mucho más rápida que el producto interno bruto y que el recaudo. Por mucho que doblemos los ingresos tributarios en diez años, como efectivamente hemos hecho, siempre serán insuficientes. Así no habrá jamás reforma tributaria que alcance.

    Y esa discusión nunca se tiene. Nadie se pregunta si el gasto público tiene o no sentido.

    Por eso el Gobierno se niega a reconocer que, en estricto sentido, no se necesitarían los 22 billones de pesos en que se ha ajustado la tributaria. Solo el sector petrolero y minero dejarán este año 34 billones adicionales para el Estado. Pero si se aumenta en 55 billones de pesos adicionales el presupuesto…

    LEER TAMBIÉN: Arrodillado a los mafiosos

    Para rematar, el Gobierno, que se ha negado a desglosar en qué se gastaría la gigantesca reforma tributaria que pretende, acaba de decir, en boca del Minhacienda, que los recursos irán para “gasto social, temas ambientales y los programas de paz”.

    Preocupa la vaguedad sobre su destino, pero queda claro que los nuevos recursos no irán a cerrar el déficit, sino a financiar más gasto. Peor, lo previsible es que ahonde el problema en lugar de resolverlo.

    La reforma, además, aumenta el impuesto de renta de las sociedades, ya excesivamente alto, e impulsa los empresarios a sacar sus capitales. Y tiene un demoledor impacto negativo en la inversión y el crecimiento, que siempre es malo, pero que es peor en estas circunstancias de incertidumbre internacional, aguda devaluación, alta inflación y riesgo serio de recesión global.

    Cualquier tributaria que castigue el crecimiento de la economía es indeseable. El crecimiento es el gran responsable de reducir la pobreza. Pues esta reforma no solo lo castiga, sino que lo pasa al paredón.

    @RafaNietoLoaiza

    LEA AQUÍ A NUESTROS COLUMNISTAS

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico