UNASUR, misión imposible

Por: Hatem Dasuky, periodista, exdiplomático

Compartir

El pasado 17 de abril, en su visita a Colombia, el Presidente Lula de Brasil le propuso a Petro “reorganizar” UNASUR. Le devolvió la pelota.

Ya Petro su visita a Brasil el 30 de mayo de 2023 le había hecho la misma propuesta con vehemencia y júbilo, en el marco de la Cumbre Sudamericana que para ese bloque ideológico prometía unión, moneda única y la refundación del mecanismo de integración.

La cumbre no pudo salir peor por la falta de consensos y llevan ya un año “chutándosela” el uno al otro sin lograr ningún resultado.

Semejante propuesta no deja de sorprender por la clara intención de resucitar un bloque de izquierda suramericana cada vez más agonizante del que ya nadie habla desde la época en que Rafael Correa le abría los brazos a Ernesto Samper en un edificio que costó 44 millones de dólares y que hoy está tan obsoleto como el mismo organismo que albergó.

UNASUR ni siquiera tiene quorum hoy. Sin Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Perú, el sueño socialista de la unión de Suramérica es una misión imposible.

El Gobierno de Chile a pesar de estar situado en la orilla ideológica de la izquierda no se sienta con Maduro, pues su presidente, ha manifestado públicamente su rechazo a la dictadura de Venezuela y ha condenado la violación sistemática de los Derechos Humanos en ese país.

Recordemos que ya Gabriel Boric, el año pasado en la cita que en Brasil quisieron resucitar UNASUR por primera vez, sentó su voz de protesta contra Lula cuando éste se refirió a la violación de los Derechos Humanos en el régimen de Maduro como una “construcción narrativa”.

Le puede interesar:  Aprobada reforma pensional en segundo debate de Senado

Chile y Uruguay reviraron vehementemente argumentando que la situación en Venezuela es real, crítica y nada de “narrativa”.

Le puede interesar: Dian prepara nuevo estatuto para combatir el contrabando en Colombia

No es la primera vez que el presidente chileno Gabriel Boric se manifiesta contra la dictadura de Nicolás Maduro, lo hizo también en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de septiembre del año 2022, lo que generó los insultos del segundo al mando del régimen, Diosdado Cabello, quien calificó a Boric de “bobo y gafo”.

Hay que recordar que ese hecho fue condenado por todos los partidos políticos de Chile, oficiales y opositores, que salieron unánimemente en defensa de Boric.

Y es que la situación de la migración en Chile se ha convertido junto a la inseguridad en las mayores preocupaciones de los chilenos, incluso por encima de las “pretensiones sociales” que condujeron al mal llamado estallido social, como eran la vivienda, la salud, la educación y las pensiones.

Gabriel Boric Font, el más joven e informal de los mandatarios reunidos en Brasilia, toma distancia de sus pares en la región. ¿Cómo sería posible una integración suramericana si solamente Petro y Lula quieren sentarse al lado de Maduro?

Hatem Dasuky Quiceno

Lea también: Tres impactos de las nuevas regulaciones sobre los precios de energía en Colombia

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]