100 días

Los nuevos mandatarios regionales han adoptado la costumbre, muy americana, de entregar victorias tempranas al cumplir 100 días de gobierno. ¿Lo han hecho bien?

Compartir

Colombia experimentó un cambio radical en su orden político regional en las pasadas elecciones, pasando de una tendencia muy de izquierda, encarnada en Claudia López, Daniel Quintero, Jorge Iván Ospina y Carlos Mario en Manizales, muy pocos gobiernos eran de derecha o de centro derecha, como Barranquilla. A nivel de gobernaciones, no era ese el caso,  se mantuvo mucho más una posición de centro derecha, de manera que existieron cortocircuitos en la mayoría de transiciones de mando.

Le puede interesar: Cambios en la Junta Directiva de Finagro: salen José Félix Lafaurie, Jorge Bedoya y María Mercedes Cuellar

A nivel de ciudades ganaron candidatos contrarios, opositores relativamente distantes a quienes les entregaron el mandato, y con el agravante de que en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena existían anomalías suficientes en materia de contratación, denuncias, retrasos de obras e insatisfacciones ciudadanas que llevaron a ese cambio en las elecciones del 29 de octubre.

De manera que cuando un alcalde o un gobernador llega, con tanta expectativa, tanto apoyo popular, eso conlleva una gran responsabilidad, las personas quieren empezar a ver victorias tempranas en el comienzo de sus gobiernos. Y eso, en particular, le pone una presión adicional a los mandatarios y a sus equipos porque deben empezar a trabajar en el plan de desarrollo, una herencia de hace varias décadas que fue un requisito de Estados Unidos para poder invertir en Colombia dinero público en ciertos proyectos, y que se convierte en un obstáculo gigante para muchos mandatarios al comienzo de su gobierno.

El segundo tienen que recibir, tienen que tratar de entender qué les entregan, cómo se lo entregan, asumir responsabilidades, hacer denuncias y son necesarias a las autoridades para salvar sus pellejos, para salvar disciplinaria, fiscal y penalmente sus responsabilidades de manera que puedan asumir sus cargos de una manera relativamente tranquila.

Sucedió, o ha sucedido, en el caso de Medellín que todavía se siguen encontrando presuntas anomalías dejando esto claro y que no es fácil para las administraciones nuevas porque, llegan muchas veces con personas que nunca han estado en el sector público, otras que realmente tienen temor a cargar un riesgo. Los tiempos se vuelven más cortos, las agendas con más peticiones, la necesidad de atender compromisos políticos, la necesidad de empezar a salir, demostrar comunicaciones efectivas, combatir la inseguridad creciente en todo el país y también tiene que cargar con la incertidumbre política general del Gobierno Nacional, es un cóctel bastante explosivo y difícil del día.

Le puede interesar:  El reto de la economía colombiana en tiempos difíciles

Este medio de comunicación ha conversado con varios alcaldes; donde entendemos que ha existido un desprecio por parte del Gobierno Nacional para abordar ciertos temas necesarios de territorio y que no se han hecho por cuestiones políticas, cosa que es sumamente grave, más marcada de manera especial con algunos territorios del país.

Nos han reportado que las situaciones fiscales no son las mejores, la carga económica ha sido muy difícil, tributariamente han tenido que recibir administraciones muy débiles en materia financiera, entonces las cargas políticas, sin plátano en bancos con economía, con compromisos por honrar,  han hecho que los mandatarios tengan especialmente unos días para destacar.

Para destacar, el alcalde de Cartagena, Dumek Turbay desde el día 1 hasta el día 100 ha empezado a tapar huecos, a enfrentar la problemática de la prostitución, a combatir en varios frentes la inseguridad que se había tomado La Heroica.

En el caso de Barranquilla, Alejandro Char ha tenido que retomar muchísimos frentes de obra que estaban tirados, abandonados de la administración pasada, se le debía a empleados a contratistas, lleva malestar generalizado de muchos colaboradores de la Alcaldía de Barranquilla.

En particular, en el caso de Medellín, es cierto que muchas personas han querido y han esperado cambios más radicales en las zonas verdes, en la limpieza de la ciudad, en los huecos, en la iluminación, en la restauración de parte de espacios públicos y se ha hecho, o se ha avanzado de manera eficaz en esa, pero aún insuficiente en el sentido en que la ciudad acumuló cuatro años de continua degradación y por recuperarla en 100 días es completamente imposible. Se espera que se recupere el estado original del puente de la 4 Sur, que sí siga trabajando en el esquema de recolección de basuras, que se instalen canecas, que se tapen huecos, que se rehabiliten jardines, separadores, andenes, que la ciudad vuelva a florecer y a recuperar la confianza y la seguridad que ha sido tan maltrecha.

Le puede interesar:  Petro nombró a Olmedo López porque era de izquierda pero el escándalo puso a temblar la confianza en sus funcionarios

En el caso de Cali, una situación muy parecida a la de Medellín, Cali está absolutamente en ruinas. Alejandro Eder había empezado con una lucha frontal en contra de los huecos, de la degradación de la ciudad, también el combate de la inseguridad en la ciudad, ha tenido unos resultados sorprendentes con algunos retos todavía al interior de la composición de su gabinete pero con una confianza ciudadana que va avanzando.

En el caso de Bogotá, Galán, se le empañan con el el racionamiento de agua, si bien el Alcalde de la capital tuvo que saber preverlo desde el primer mes, también el Gobierno Nacional mucho tiene que ver, de manera que es algo que no le beneficia. Su principal lunar ha sido el de la inseguridad, de los asesinatos, el fleteo que estos días ha sido implacable con Bogotá y eso configura un poco los indicios de los principales mandatarios.

Como conclusión, todos tienen retos aún de ajustar arandelas en su gabinete, ciertos perfiles que no están funcionando y necesitan mejorar sus finanzas públicas, otros están configurando su modelo administrativo, como es el caso de la Gobernación de Antioquia, quien ha sido una de las más golpeada por el Gobierno Nacional, donde el gobernador Andrés Julián Rendón ha hecho un trabajo muy ejemplar, en materia de liderazgo, de gestión financiera, en cumplir su promesa de empezar a invertir el impuesto vehicular, en que las personas no pasen hambre en Antioquia, y en ese liderazgo en la materia del referendo por la autonomía fiscal de las regiones,  ha logrado un eco muy importante en todo el país.

Los gobernantes tendrán que seguir mirando con lupa su desempeño en materia de seguridad, que será más complejo toda vez que el Gobierno Nacional no tiene claro hacia dónde van esta materia. Y por último, todos tienen que tener en su carpeta de urgentes la situación de la salud que se avecinan los próximos meses y seguramente años, que no será para nada fácil de manejar, viendo lo que el Gobierno Nacional está haciendo en esta materia.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]