El malestar de Francia Márquez con el Gobierno

Entendemos la inconformidad, incluso la impotencia, que la vicepresidenta pueda sentir en la medida que el Gobierno avanza y los objetivos junto a las promesas se van aplazando y cada vez serán más difíciles de cumplir.

Compartir

Desde hace seis semanas a través de varios canales se ha deslizado, por activa y pasiva, los sentimientos que la vicepresidenta Francia Márquez ha venido expresándole, no solamente a su entorno, sino también algunos funcionarios de su cercanía, quienes hoy muchos de ellos están en estos cargos por cuenta de ella pero que han estado por fuera del área en el cual se les permita cumplir con sus roles o tener capacidad de mando y ejecución, para empezar con la ejecución de las promesas de campaña, principalmente en el componente social.

Suscríbase gratis y reciba la Revista 360 – 8° edición

En primer lugar, la mayoría de las decisiones tienen que ver con aspectos económicos y ahí se ha encontrado Márquez con grandes obstáculos. También con la capacidad de tramitar las promesas al interior del Gobierno. Para poner un ejemplo, en varios de los recorridos que realiza por el país, o sus personas más cercanas, adquieren unos compromisos que luego intentan cumplir a través de trámites y estos nunca se logran concretar debido a lo que ella misma ha calificado como “inoperancia y pereza” de algunas personas que están en el Gobierno.

Esto se ha complementado con sus visiones sobre las políticas con las cuales hoy la presidencia no está logrando cumplir, y atender a quienes les apoyaron en las elecciones y estaban convencidos que con un Gobierno de esta corte podrían mejorar su calidad de vida.

De manera que esa inconformidad de la vicepresidenta ya ha llegado a oídos del presidente. Gustavo Petro y Francia Márquez mantienen una relación muy distante desde hace mucho tiempo. No son del mejor calibre los comentarios que se cruzan entre ambas partes, y cada vez que pasan los días, la funcionaria ha expresado su inconformidad públicamente. Así sucedió en un evento en el Ministerio del Interior, donde recalcó que en el proceso de paz no se están cumpliendo las responsabilidades.

Le puede interesar:  Lo que calla el comercio tradicional del Poblado en Medellín

¿A qué se debe el malestar de Francia Márquez? 

Además, ha señalado que ha estado revisando indicadores de cumplimiento y eficiencia y cree que estos tienen niveles mediocres. Así mismo, ha declarado que no está contenta, se siente frustrada, pues el Gobierno es muy lento con los proyectos que deben realizar.

Dedicamos esta editorial porque consideramos que es de suma importancia lo que viene sintiendo la vicepresidenta, pues el Gobierno debe reflexionar oportunamente de una manera desprevenida, sana, tranquila y libre donde dejen de buscar enemigos en la prensa, la oposición, los políticos y empiecen a reflexionar que pueden mejorar y que están haciendo mal, pues si no lo hacen no van a conseguir los resultados que están buscando.

Son esos objetivos los que queremos todos los colombianos que ellos cumplan, pues como lo dijimos el primer día de la elección de Gustavo Petro: queremos que al Gobierno le vaya bien, pueda darle al país alegrías, avances y que pueda influir positivamente en la sociedad, pero actualmente estamos lejos de eso.

En el último tiempo solo se escuchan y leen noticias negativas, caos, conflictos, incumplimientos, atrasos y así ningún país llega a ser próspero y exitoso. Ojalá que este tipo de reflexiones se hagan pronto y con la convicción de mejorar.

Lea también: La causa raíz negativa de las reformas del Gobierno

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]