El fracaso de la fusión Une – Millicom

Foto: Une

Hasta el día de hoy el municipio de Medellín no ha recibido un solo dividendo por cuenta de esta fusión. El ejercicio actual de la compañía es totalmente autodestructivo y evidencia un peligro inminente para las finanzas públicas de la Alcaldía.


Por: Redacción 360 Radio

El sector de las telecomunicaciones es sumamente competitivo, requiere de fuertes inversiones y sobretodo de excelentes manejos administrativos. Une ha caído en un declive más que terrible, no solo perdió su identidad corporativa sino que la Alcaldía de Medellín cedió toda participación activa y decisoria en esa empresa. Tigo tomó el control total de la compañía de telecomunicaciones y se ha comportado como una isola, al igual que lo quiere parecer EPM. Con la diferencia que esta ultima aún es 100% pública.

A nivel mundial los gobiernos que tienen inversiones en compañías de telecomunicaciones están vendiendo esas participaciones, pues competir contra grandes multinacionales es un suicidio, además que la naturaleza de la administración pública no está enfocada a suministrar servicios de esa especie. Actualmente Tigo – Une informa de pérdidas, cosa que se ha vuelto normal, pero sus directivos se autopagan jugosas cifras de dinero sin razón alguna. Hasta el momento la empresa está incumpliendo el plan de negocios para clientes e ingresos, sus pérdidas acumuladas suman mas de $520 mil millones.

La deuda de la empresa crece como espuma, se ha triplicado en dos años y nadie ha pedido explicaciones o citado a control político. 360 pudo confirmar que desde las altas esferas de Tigo – Une se ve con total desprecio y de manera insignificante al concejo de la ciudad y a quienes intentan aún tener algo de control con la compañía que tiene en su poder recursos de todos los medellinenses. En las ultimas semanas concejales como Bernardo Alejandro Guerra han manifestado la necesidad de vender la parte restante que la Alcaldía tiene en esa empresa, para evitar un descalabro mayor.

Hoy se tiene una oportunidad única y es vender lo que tiene actualmente en acciones el municipio de Medellín en dicha compañía, que todos los días va para abajo y ha sido completamente desmantelada por la multinacional Millicom. No solo se le entregó el control de la junta directiva y la operación, sino también el “know how” que es valioso en cualquier empresa y todo el personal fue puesto en bandeja de plata para que Huawei se llevara a los que pudiera. Eso sin contar las ventas de torres a American Tower, casi 1.300 unidades. Ahora tampoco se entiende cómo hay compañías más grandes que tienen casi 10.000 empleados y Tigo – Une más de 20.000.

Para el Concejal Santiago Jaramillo la empresa actualmente presta un servicio nefasto en todo el territorio nacional, como también menciona que los costos de la compañía para el ciudadano son los más elevados de todo el mercado. La Concejal Luz María Múnera ha ido más allá en el debate y ha señalado que la labor actual de Millicom es acabar por dentro a Une paso a paso. Por ejemplo, señala que los ingresos de Une telefonía fija están subsidiando la operación de servicios móviles de Tigo, lo que es un total desequilibrio que va en detrimento del funcionamiento de la sociedad.

El concejal Ramón Acevedo ha sido minucioso en la investigación sobre Une y ha lanzado cuestionamientos incluso sobre el mismo nombre, donde prepondera Tigo y no une, además de que incumpliría una de las clausulas del acuerdo. Recordó que en sus intervenciones cuando se dio el debate de fusión, el manifestó que existían vicios de origen en esa negociación, ya que la alcaldía llegó con comprador listo y ni siquiera se debatió sobre una subasta. “Me llama la atención que el acuerdo decía que tenían que garantizar condiciones a los trabajadores y hoy se ha violado de todas las formas”, enfatizó Acevedo en un debate público.

Se espera que en estos días se siga debatiendo la situación actual de Une y las posibles salidas, ya que cada día que pasa es más negativo el panorama para las finanzas del municipio, que en últimas, es el dinero de todos los ciudadanos.