La pobreza del debate en Colombia

Es realmente precario la altura del debate actual que se tiene en el país, respecto a los asuntos de coyuntura que en nada ayudan a la construcción de Colombia y solo dejan destrucción desconfianza, desconstrucción y desolación.

Compartir

Colombia es muy afín a meterse en bucles infinitos de negativos ingredientes, discusiones insulsas, peleas, insultos, calumnias y con un ego siempre por delante buscando prevalecer y ambiciones personales siempre por encima de lo que es el benéfico común, el interés colectivo.

Nosotros hemos advertido en anteriores editoriales que la degradación del debate político y social en Colombia cada vez es más baja, y la verdad es que hoy no sabemos hasta donde va a llegar.

Le puede interesar: La censura a medios

No sabemos cuántos pisos subterráneos más podrá visitar hasta que como sociedad terminemos envueltos en una guerra civil, en una desconfianza absoluta, una pelea del otrora cuando conservadores y liberarles se mataban por un trapo.

El manejo de los medios de comunicación en Colombia

Cuando vemos con respeto a otros medios de comunicación la clase de titulares, editoriales y artículos atacando a otros directores, a columnistas militando en partidos políticos en Gobierno y así no se abstienen para dar una opinión, lo cual es una prostitución del periodismo porque no le advierten a la ciudadanía su rol, de sus contratos o sus vínculos afectivos con las personas que hoy ostentan el poder.

De manera que cuando nosotros encontramos en las líneas de tantos medios de comunicación y de redes sociales debates sobre asuntos de sangre, es que yo hice, tú no lo hiciste, te voy a demandar y todos con un afán de poder destruir al otro y en la búsqueda de tener la razón, y la gran pregunta es ¿si nos preguntamos qué clase de debate y de construcción de sociedad en la que estamos teniendo cuando todos los días este país es agarrado de las “mechas” en redes sociales, medios de comunicación y físicamente?

Le puede interesar:  Ecopetrol, piedra angular que no se puede descuidar

¿Hace cuánto no tenemos un día de esperanza y de tranquilidad y unión? Eso otrora cuando la Selección Colombia jugaba quizás o venía el papa Francisco. Como país nos están desviando de los debates cardinales y que nos van a llevar a mejorar.

Acá lo que pasa es que estamos enfrascados en unos debates que no nos llevan a ningún horizonte, y mientras tanto los demás países siguen avanzando sin ningún problema, pensando como crecer y acá la pregunta es ¿qué proyección tiene Colombia y hacia donde vamos?

Si solamente vemos unos escenarios en donde supuestamente se habla para donde va el país, y solo es una reunión en un hotel que un medio de comunicación hace para poder buscar recursos y siempre llevan a las mismas personas para que hablen de lo que ya sabemos y todo queda ahí.

Por último, quienes tienen la responsabilidad de elevar este debate ellos saben quiénes son, pero ellos mismo crean el lodo y de acá no va a salir nada. Los políticos, tanto regiones como nacionales, tienen que dar ejemplo. Al igual que los periodistas, columnitas y directores de gremios.

Si no cambiamos el chip nos vamos a ir al abismo, del cual será muy difícil salir, y como sociedad estamos cerca de una revuelta y una pelea porque no podemos estar con otra persona que piense diferente. Ojalá quienes tengan la responsabilidad lo hagan, sino que asuman las consecuencias en el futuro más cercano.

 

Lea también: Bajar impuestos corporativos y ampliar la base gravable de personas naturales

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]