Metroplus: una copia que no funcionó en Medellín

Compartir

Metroplus nació de la ligereza de los gobernantes por copiar el sistema de Transmilenio en Bogotá, en vez de construir otras líneas del Metro, Metrocables o Tranvías. A continuación, el resumen de un desastre administrativo.

Por: Andrés Gaviria

Sea lo primero aclarar que quienes trabajan en la empresa Metroplus, poco o nada tienen que ver con lo desmanes administrativos que se han gestionado esta empresa por parte de los alcaldes de la ciudad, gerentes y su junta directiva.

No puede ser que una empresa como estas tenga más nueve gerentes en menos de 12 años. No puede ser que las obras de Envigado o de la Aguacatala hayan presentado semejantes retrasos y sobrecostos sin que exista algún responsable. Vale la pena destacar que en el último periodo se logró destrabar los tramos que mencionó anteriormente, sectores que quedaron suspendidos en el tiempo: unas por acciones populares, infundadas y demagógicas como las del túnel verde y otras por desorganización como las de la zona de la Aguacatala, la cual hoy por fin ve una luz al final del túnel.

Y como no va a suceder esto si es que la inestabilidad en su gerencia ha sido su principal patrón de conducta. No se trata de atornillar a una persona en una gerencia durante 20 años, como lo hacen algunos en ciertas entidades públicas, pero si en una compañía como Metroplus, donde el Gobierno Nacional, la Alcaldía de Medellín, el Área Metropolitana tienen asiento se caracteriza por tener una planeación, un soporte financiero, una visión de largo aliento, sus proyectos deben ser estructurados y tiene que tender a ser un proyecto organizado, legal y eficiente.

Le puede interesar:  Un triunfo “de golpe” para Petro

La gerencia de esta entidad siempre ha terminado siendo una pelea de pulsos políticos. Un alcalde se alía con otros tres o cuatro mandatarios para tratar de poner al gerente. El funcionario de Medellín intenta poner alguien de su confianza, pues es el que más peso tiene de la compañía. De manera que todas estas jugadas políticas hacen que esos tramos del sur del Valle de Aburrá, que resultaron abandonados entre el 2017 y 2021, ahora tengan algunas mejoras.

Destacar el papel de Envigado, que ha sido una ciudad ejemplar con alcaldes exigentes y rigurosos que tuvieron que padecer la incapacidad de Metroplus. Y desde luego, ha sido para muchos funcionarios de esta entidad un padecimiento continuo, el tener cambios de gerente constantemente y que cada uno de ellos llegue con un nuevo equipo y con distintas maneras de trabajar, que terminan creando confusiones, reprocesos y no están pensando en lo importantes: las troncales de Metroplus, los buses, su relación con el medio de ambiente, y ni hablemos de los vehículos que están arrumados al lado de una pista en el aeropuerto Olaya Herrera.

Más de 40 buses que se compraron en la administración anterior, y vaya usted a saber porque hoy no se dicen nada sobre estos en medio de una nueva campaña política.

Hemos tenido gerentes que salieron suspendidos por la Personería, sancionados por irregularidades. El ingeniero César Hernández hizo un papel destacado durante un año para intentar resolver las dificultades en el tramo 2A de Envigado.

Luego llegó el descalabro del 2018 al 2020 con el ingeniero Andrés Moreno, tiempo en el que no se hizo nada pero se compraron los buses que hoy están arrumados en el Olaya Herrera.

Le puede interesar:  "Colombia es uno de los países de Latinoamérica que lidera el tema de la economía circular con diversas iniciativas": Luis Felipe Ordóñez

Lo que hemos tenido son gerentes encargados, amigos de políticos, los que sobran, los que de pronto pueden mover un contrato para alguien y la ciudad es la que ha estado perdiendo.

Metroplus ya está funcionando parcialmente, y lo que debe hacer el nuevo alcalde es realizar una ingeniera completa de la entidad. Lograr que existan personas de carrera administrativa en la mayoría de los niveles de la empresa, que se cree un plan maestro con lineamientos, costos claros y con articulaciones hacia los planes de desarrollo departamentales, municipales y nacional.

Además, de que podamos empezar de una vez a pensar que vamos hacer con los corredores de la calle 50, 44, 33, en donde no hay sistema de transporte público. Preferiblemente yo quisiera un metro ligero, en la 33 quizás un tranvía. No comparto el modelo de Metroplus, pero se hace necesario sacar a las empresas de buses de esos corredores y garantizar que llegue un sistema que gestione la autoridad metropolitana y el Metro de Medellín con buses articulados, que puedan hacer conexiones entre el futuro Metro de la 80 y las del río.

Necesitamos que esta entidad aporte algo a la ciudad, pues lo único que han traído son tristezas, decepciones y sobrecostos desde su fundación.

Lea también: Empresas, medios y sociedad civil: la barrera contra el totalitarismo

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]