Necesidades de la transición energética

Compartir

“La minería responsable busca construir teniendo como base un enfoque en derechos humanos que nos permita establecer la Conducta Empresarial Responsable en Derechos Humanos, establecida por la Organización de las Naciones Unidas, y construir de la mano de las comunidades un tejido empresarial y social para el desarrollo”. (Necesidades de la transición energética)

Este contenido hace parte de la séptima edición de Revista 360 y cuenta con la participación de más de 70 invitados de todos los principales sectores económicos, productivos y políticos de Colombia. Ministros, líderes gremiales, líderes en áreas de la construcción, sectores bancarios, logística e infraestructura, telecomunicaciones, gobernantes regionales, analistas, economistas, entre otros.


Por: Jorge Jaramillo Pereira – Secretario de Minas de Antioquia 

Columna de opinión

Necesidades de la transición energética

La minería es una poderosa fuente para el desarrollo de comunidades y proyectos de vida en las áreas de influencia. El desarrollo sostenible, entendido como desarrollo humano y crecimiento, debe incorporar la distribución y redistribución como mecanismo de equidad, el cuidado del medio ambiente, el fomento a la innovación y el progreso técnico.

La satisfacción de las necesidades humanas espirituales y materiales, la promoción y creación de oportunidades sociales y la garantía de las libertades básicas que permitan fomentar las capacidades de los individuos, con el objetivo fundamental de mejorar la calidad de vida de las personas.

Sin dejar de lado la responsabilidad individual y social, que dé garantía de construcción progresiva y corrección oportuna de las rutas estratégicas establecidas conceptualmente, teniendo como referentes los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

teniendo en cuenta también la experiencia de construcción y prospección en la planeación de planes, proyectos y programas para el desarrollo de Políticas Públicas que ha resultado en la construcción de la Agenda Antioquia 2040 y el Plan Nacional de Desarrollo Minero con Enfoque Territorial (PNDM-ET) y la transparencia, que haga visible y claro el manejo material y social de la alternativa en edificación. Estos elementos respaldan la integración e integralidad de los factores, para entender y enfocar el problema y concebir los productos de políticas que resulten de ella.

SECRE Mesa de trabajo 1
Por: Jorge Jaramillo Pereira – Secretario de Minas de Antioquia. Foto: Teleantioquia

Tradicionalmente consideramos en la planeación minera aspectos del medio abiótico (con componentes geológico, geomorfológico, paisaje, suelo y uso del suelo, hidrológico, hidrogeológico, oceanográfico, geotécnico y atmosférico, entre otros.) y biótico (flora, fauna e hidrobiota.) como los factores de mayor desarrollo técnico para la viabilidad de un proyecto minero.

Sin embargo, de cara a las necesidades propias de las transformaciones, dentro del proceso de licenciamiento ambiental se incluyen también los factores socioeconómicos (con componentes demográfico, espacial, económico, cultural, arqueológico y político-organizativo.) como determinantes para un proyecto. Nuestro reto es construir una visión y un horizonte ético para la minería bien hecha en el país que conduzcan a una minería incluyente, segura y responsable.

LEER TAMBIÉN: María Bibiana Botero, Presidenta Ejecutiva de Proantioquia: “No es congruente ser la segunda ciudad del país en materia de ingreso y competitividad, y al mismo tiempo ser incapaces de garantizar las condiciones básicas de salud y educación para nuestros niños y niñas”.

La minería incluyente tiene como premisa entender que necesitamos construir una política social desde los acuerdos y los pactos para incluir en la economía a las personas que han estado excluidas de la economía formal; no solo se trata del acceso a la formalización, incluye habilitar a las personas en las dimensiones del desarrollo humano para que puedan proponerse un plan y proyecto de vida.

Le puede interesar:  Ministerio de Transporte impulsa el desarrollo del Amazonas con una inversión $75.000 millones para proyectos de infraestructura en el departamento

Según el Censo Minero Departamental de Colombia 2010-2011, de las 14.357 unidades mineras censadas en 23 departamentos del país, el 63% carecía de título minero; 10 de esos departamentos arrojaban un porcentaje por encima del 80%, con casos alarmantes como de Chocó, Bolívar, Córdoba y Antioquia.

Durante 2018 – 2022 se formalizaron 27.000 mineros, que hoy trabajan amparados bajo los mecanismos de regularización minera, siendo Antioquia el líder en formalización con 9.748. Teniendo como referencia los resultados del mencionado censo, y sustrayendo de ese grupo a los mineros que lograron su formalización, se estima que alrededor de 35.080 mineros estarían trabajando de manera informal en Colombia

Cifra que podría ser superior si se tienen en cuenta los departamentos que no fueron objeto del censo ya referido, el potencial subregistro, así como la obsolescencia de la información. Una Minería para el desarrollo humano se integra en el territorio como gestor económico que entiende las realidades rurales en las que se desenvuelve y asume el compromiso de aportar al desarrollo. 

La minería segura trata de la industria mineral, como un espectro amplio desde la exploración, la construcción y montaje, la explotación, el transporte y comercialización, el beneficio y la transformación, como una cadena de valor y un nicho económico en el que debemos trabajar UNIDOS para construir condiciones de seguridad humana, entendida como aquella que apunta a la seguridad y defensa de un Estado-Nación en su integridad territorial, y que busca salvaguardar la integridad en el crecimiento macroeconómico, amplíe capacidades y libertades de las personas.

Para esto la confianza debe ser un factor determinante en todas las relaciones. Establecer nichos territoriales para el desarrollo, en los que la minería y los mineros dejen de ser víctimas de extorsiones y abusos, para avanzar en satisfacer necesidades básicas; como aliados y gestores del territorio junto con las comunidades para establecer áreas de protección, conservación y rehabilitación ecológica aportando desde la experiencia y el conocimiento; construir condiciones de seguridad e integridad para todos en de la cadena industrial e integrar los mecanismos y luchas contra las economías ilegales que vulneran los derechos de las comunidades.

LEER TAMBIÉN: Las proyecciones económicas de Colombia para 2023 en el ojo de Fedesarrollo

La minería responsable busca construir teniendo como base un enfoque en derechos humanos que nos permita establecer la Conducta Empresarial Responsable en Derechos Humanos, establecida por la Organización de las Naciones Unidas, y construir de la mano de las comunidades un tejido empresarial y social para el desarrollo.

Visión Agenda Antioquia 2040 y enfoque territorial en desarrollo minero

El Plan de Desarrollo UNIDOS 2020-2023 de Antioquia se propuso conocer mejor los desafíos y procesos en la minería del departamento para dar respuestas desde los planes, proyectos y programas que se construyan de manera participativa y prospectiva en el departamento; la mejor experiencia de esto ha sido la construcción de la Agenda Antioquia 2040, desde una visión con enfoques de Equidad, Competitividad, Regeneración, Gobernanza y gobernabilidad, y Cultura e identidad.

Le puede interesar:  Alejandro Gaviria interpondrá acciones legales y pide rectificación al presidente Petro por involucrarlo en supuestos casos de corrupción

Su objetivo es brindar elementos comprensivos que motiven el reconocimiento de dinámicas y realidades sociales y territoriales, como la promoción de la acción para alcanzar escenarios de bienestar, protección, equilibrio y progreso humano para nuestra sociedad y territorio. Los enfoques de y para el desarrollo invitan a focalizar análisis, hacer evidentes retos vigentes en el tiempo, y a proponer escenarios de cambio, teniendo en cuenta sus planteamientos de base.

Coincidimos con estos enfoques para que la minería a 2040 se consolide como un aliado del territorio, que se desenvuelve en las dimensiones ambiental, social, económica e institucional para mitigar los riesgos, potenciando las capacidades, oportunidades de desarrollo humano y territorial. Buscamos hacer una minería con propósito en el departamento de Antioquia para ser referentes nacionales e internacionales; en el que se abastezcan las necesidades y demandas de materiales y minerales de los colombiano.

Así mismo, respaldar las iniciativas y potenciar los planes, proyectos y programas para la transición energética hacia fuentes de energía renovables y sin polución, que resulten en los proyectos mineros generadores de procesos de equidad, conocimiento técnico científico y social sobre el territorio para la toma de decisiones y las formulaciones en el futuro. La minería integrada al desarrollo de las comunidades y los territorios pasa de ser una cadena de producción a ser un gestor del territorio desde la participación y el relacionamiento con las comunidades y las instituciones.

Realidad de la minería: los retos de la minería en el siglo XXI

Como resultado de los ejercicios de consulta y caracterización de las regiones llevados a cabo por la Unidad de Planeación Minero Energética UPME y las experiencias de caracterización, seguimiento, fiscalización y fomento de la industria minera en Antioquia hemos encontrado prioridades y desafíos para el desarrollo de la industria minera y los territorios. 

1 Visión del desarrollo en los territorios, consiste en integrar desde la participación, la planeación conjunta y la prospección de los planes de vida de las personas, los planes, proyectos y programas para los municipios y las regiones.

2 Fomento y desarrollo de las cadenas productivas de la industria minera, lo que nos demanda pensar la minería como un sistema económico interconectado, una industria, que conecta el Estado, las comunidades y las empresas desde la ideación del proyecto minero, todas estas etapas de un proyecto minero tienen cadenas de suministro, abastecimiento, empleos, bienes y servicios; estableciendo espacios en la cadena industrial para que quienes ven en la minería un proyecto de vida puedan hacerlo con las ventajas y herramientas que da la formalidad, la legalidad y ser sujetos de derecho.

Gestionar el territorio implica generar conocimiento ambiental, geológico, técnico-científico, social, y procesarlo de forma que la información sirva como insumo en la formulación de políticas públicas, planes, proyectos y programas; implica sumar esfuerzos con las comunidades para habilitar el territorio y formular los proyectos de vida de las comunidades. Uno de los más grandes retos en materia de lucha contra el calentamiento global es la deforestación y la extracción ilícita de minerales, frente a ellas debe existir una ruta de inclusión social que permita salir de esos círculos de violencia y generar desarrollo.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]