Petro nombró a Olmedo López porque era de izquierda pero el escándalo puso a temblar la confianza en sus funcionarios

El caso Olmedo López puso a pensar al presidente Gustavo Petro y a lanzar comentarios críticos a su círculo cercano

Compartir

El presidente Gustavo Petro se encuentra en una situación complicada tras reconocer públicamente que fue él quien nombró a Olmedo López como director de la UNGRD, argumentando que su elección estuvo motivada por su historial como dirigente de izquierda en Antioquia. Esta decisión, que en su momento podría haber parecido un acto de confianza y un gesto hacia la izquierda antioqueña, ha tomado un giro problemático con las recientes revelaciones.

Le puede interesar: Así está Colombia en poder militar aéreo pese a inconvenientes con aviones K-fir y helicópteros

Según Petro, ha ocurrido una «transferencia ilegal de dinero» que debía destinarse a las víctimas de tragedias y, en cambio, fue a parar a campañas electorales opositoras a su gobierno. Esta situación no solo arroja dudas sobre la integridad de Olmedo López, sino que también pone en tela de juicio el juicio del presidente al elegir a sus colaboradores más cercanos.

“Soy responsable del nombramiento de Olmedo, en el que creí como dirigente de izquierda antioqueña, lo que veo es una transferencia ilegal de dinero que iba a las víctimas de tragedias hacia campañas electorales adversas a mi gobierno”, dijo el presidente Gustavo Petro.

El pasado político de Olmedo López

Por qué es importante: Olmedo López, con un pasado político en el Polo Democrático y candidaturas a cargos significativos como la gobernación de Antioquia y la Cámara de Representantes, era visto por Petro como un aliado estratégico para fortalecer su relación con sectores de la izquierda en regiones claves. Sin embargo, el desenlace actual sugiere que esta elección podría haber sido prematura o no suficientemente investigada.

Olmedo López y Gustavo Petro

El presidente Petro ha expresado abiertamente su decepción y preocupación sobre cómo este incidente refleja su capacidad para seleccionar a las personas adecuadas para su equipo, un aspecto fundamental para la gestión de cualquier gobierno. La traición percibida por parte de aquellos en quienes confió es un tema recurrente en la política, y Petro ha señalado que esto le recuerda a «la maldición del poder», una referencia a los desafíos que enfrentan los líderes al mantener la integridad y lealtad de su círculo cercano.

Le puede interesar:  Impuesto predial: estos son los cambios que propone el Gobierno para una reforma integral

Petro realizó estás declaraciones a propósito del escándalo de los carro tanques de la Guajira y además señaló que todos los funcionarios que estén implicados en los hechos serían desvinculados de la administración.

Lea también: Con inteligencia artificial buscan potenciar la educación financiera en Colombia: así nace «El Profe de Finanzas»

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]