Por qué no están teniendo hijos

Mucho se podría elucubrar sobre las razones que están llevando a los jóvenes, no solo en Colombia sino en el mundo, a no tener hijos.

Compartir

Si bien ha sido un tema abordado desde distintas perspectivas de manera más corriente que formal, más desde la distancia técnica y soportada en estudios, viene preocupando al mundo desde hace algunos años la tendencia de las personas que hoy tienen entre 20 y 35 años de no tener hijos, y esta reflexión cobra más validez, importancia y pertinencia en la medida en que los baby boomers se están retirando de la fuerza laboral y están pasando a cobrar sus pensiones.

Le puede interesar: Estas son las mejores empresas para trabajar en Colombia en 2024 según Best WorkPlaces

Y para hablar de pensiones, si bien podemos tener muchísimos editoriales de futuros disponibles, hay que recordar que buena parte del mundo los sistemas pensionales funcionan bajo un esquema piramidal, en donde quienes pagan las pensiones de quienes se jubilan son los jóvenes y adultos que están en años laborales, que son la población económicamente activa para trabajar.

De manera que, en la medida en que menos personas estén teniendo hijos que puedan ingresar en los próximos 5, 10, 15 y 20 años a la fuerza laboral, a un sistema formal de cotización a un sistema de salud y pensiones, el presente y las generaciones presentes y más inmediatas en el futuro más inmediato están empezando a ver comprometidas sus pensiones, sus retiros, porque no existirá quien cubras sus pensiones, ellos les han pagado sus pensiones a quienes se han jubilado y fallecen, pero luego de eso, pues, ¿quién se las va a pagar a ellos? Y lo que se ha visto año tras año, te lo confirman datos tan sorprendentes de algunas compañías de fabricación de papeles e insumos higiénicos y de cuidado personal, es que las líneas que están siendo más rentables para ellos son las líneas de mascotas.

Siguiendo esta línea este indicador es absolutamente contundente: hoy esas personas entre 20 y 35 años están prefiriendo tener perros, gatos, a tener mascotas o simplemente no tener hijos. Y como complemento a esto está la intención o la disposición de conocer, de viajar, de estudiar, de lo que algunos jóvenes llamarían poder «disfrutar» y lo ponemos en comillas porque es una opinión personal de muchas personas que dicen: «no quiero atarme a hijos», «no quiero atarme a nada», «quiero disfrutar», o simplemente siento que este mundo moderno, este mundo actual no es el lugar apropiado para tener hijos. Y si bien estos primeros argumentos son de un rasgo más personal, mucho más inexcusables a la técnica, a la evidencia, porque cada quien está en su derecho de tener o no tener hijos.

Le puede interesar:  El mensaje del CEO de Nvidia

Lo que si preocupas es el indicador de los jóvenes o adultos que dicen: yo no tengo hijos porque económicamente me es imposible sostenerlos en la medida que yo quisiera formarlos. Y es que no es secreto y está comprobado estadísticamente y financieramente que hoy el mundo tiene unas personas que eran ricas entre el 2002 y el 2020 mucho más ricas, y esos que eran pobres mucho más pobres, pero que la clase media, que ha sido el constante motor y andamio de la fuerza laboral, de la fuerza económica, del consumo, del emprendimiento, ha quedado muy maltrecha, ha quedado muy aporreada, han sido personas que han visto decaer año tras año su poder adquisitivo a través de fenómenos tan nefastos como la devaluación y como la inflación.

De manera que hay personas que consideran que con lo que ganan hoy escasamente pueden vivir ellos de la manera en que quieren vivir, unos más dignamente que otros, otros con unas comodidades que no quieren perder, y eso lo lleva a contemplar una vida sin hijos. Y si bien cuentas hay para todos y presupuestos hay para todos, el costo de tener un hijo en esta modernidad ha ido, irónica y paralelamente, de manera inversa, creciente: hoy tener un hijo cuesta 10 o 15 veces más de lo que costaba hace 20 años. Tener un hijo no solo por la tecnología, la modernidad, las exigencias de la sociedad predominantemente consumista, sino porque la necesidad del gasto en educación, en salud, en ropa, en deporte, recreación ha hecho que muchos consideren que es anclarse a una carga durante 18 años que financieramente no les da certeza de poderlo sostener.

Le puede interesar:  El anhelo ciudadano que la nueva fiscal debería priorizar

Qué buscamos nosotros con este editorial, primero, este editorial no va a cambiar nada. Estamos dando aproximaciones a esta situación, algunos lo comparten plenamente, otros de manera parcial, pero el mayor sentido de este escrito tiene que ver con una reflexión de carácter económico y social, un carácter de llamado a los gobiernos y también a las empresas, para que no se nos haga tarde y pensemos en cuál va a ser el futuro de nuestra sociedad.

Colombia, particularmente, hemos visto cómo cae año tras año la natalidad, y si bien se extiende la preocupación cuando en los estratos 4, 5 y 6 es donde más caen los nacimientos, inquieta más que Colombia no sea un país que pueda atraer jóvenes de otros países alrededor del mundo para que tengan hijos acá, como si lo han hecho países como Canadá, Australia o algunos países nórdicos. Hoy Colombia no es un país atractivo para traer equipo de personas que puedan venir a formar familias. Es esta que hoy jueves queremos dejar plasmadas en las manos de nuestras lectores.

Lea también: Best WorkPlaces 2024 elige a Jabar Singh de Scotiabank Colpatria como el mejor CEO de Colombia

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]