Recuento de la noche de los Oscars

Billie Eilish hizo historia. La canción “What was i made for?” le permitió su segundo Óscar a la edad de apenas veintidós años.

Compartir

El pasado domingo 10 de marzo tuvo lugar la 96a edición de los Premios Oscars, en Los Ángeles, California. Esta edición estuvo enmarcada por diferentes sorpresas, como el premio a mejor película animada, los aplausos de un perro llamado Messi, la inesperada intervención del legendario guitarrista Slash en “I’m Just Ken” y la indiferencia de Al Pacino al entregar el premio más esperado del año.

Jimmy Kimmel fue el encargado de dirigir la ceremonia, esta fue su cuarta ocasión como encargado y no fue ajeno a las polémicas. En medio de la celebración Kimmel tomó su teléfono y leyó una publicación de Donald Trump en la que preguntaba “¿ha habido alguna vez un peor presentador que Jimmy Kimmel en los Oscars?”, a lo que el presentador respondió con su característico sarcasmo:

  • (…) isn’t it past your jail time? – ¿No pasó ya tu hora de ir a la cárcel? -.

Una de las grandes sorpresas de la noche fue el premio a la mejor película animada. Aunque fueron nominadas grandes producciones como la carta de Disney: “Elemental”; la innovadora distribución de Netflix: “Nimona”; la aclamada por la crítica: “Robot Dreams”; y “Spider-Man: Across the Spider-Verse”, la superproducción de Sony que llegaba como gran favorita, la Academia se inclinó por “El Niño y la Garza” del equipo japones Estudio Ghibili, dirigida por Hayao Miyazaki quien pasa a la historia como el único director en ganar dos Premios Oscar dirigiendo películas de anime.

Otro de los premios más comentados durante las semanas previas a la premiación fue el reconocimiento a mejor actriz. Si bien fueron nominadas cinco artistas de relevancia internacional, el duelo por conseguir este reconocimiento se debatía entre Lily Gladstone, por su participación en Killers of the Flower Moon, y Emma Stone, por su interpretación de Bella Baxter en Poor Things. Glastone llegaba con altas probabilidades por su reciente reconocimiento en los SAG Awards como mejor actriz, marcando un hito al ser la primera mujer de origen indígena en alcanzar tan alto estandarte. Aun así, la Academia se decidió por Emma Stone, quien recibió el premio mientras era víctima de sus propias emociones y con su vestido de gala roto.

Le puede interesar:  Vargas Lleras tiene razón

Emma Stone consiguió convencer al mundo de que se trataba de una mujer que había perdido su cerebro y logró, gracias a su actuación, junto al director Yorgos Lanthimos, que Poor Things compitiera contra Oppenheimer por ser la película más reconocida durante la noche. Poor Things fue, sin lugar a duda, una de las mejores películas de los últimos años, demostrando la inclemencia de la naturaleza humana y el precio del autodescubrimiento.

Billie Eilish hizo historia. La canción “What was i made for?” le permitió su segundo Óscar a la edad de apenas veintidós años. Esta canción fue compuesta para la banda sonora de la película Barbie junto con su hermano, Finneas O’Connell, que también suma ya dos premios en esta categoría. Por su lado, Ryan Gosling presentó ante el público un perfomance que resaltó en la ceremonia por su manera cómica y seria de hacer un concierto en compañía de la leyenda Slash, para la canción “I’m Just Ken”.

La gran ganadora de la premiación fue Oppenheimer. La película es una adaptación a la biografía de Robert Oppenheimer, el inventor de la bomba atómica, escrita por Kai Bird y Martin J. Sherwin. La cinta obtuvo siete premios, entre los que se destacan el de mejor director para Christopher Nolan; mejor actor para Cillian Murphy; mejor banda sonora; mejor actor de reparto para Robert Downey Jr y mejor película.

La otra gran ganadora fue The Zone of Interest, la película británica consiguió los galardones a mejor película extranjera y mejor sonido. La película no solo consiguió ser reconocida a nivel internacional, sino, evidenciar las sombras de la naturaleza humana en una de las épocas más violentas de la historia, demostrando como la moral se desfiguraba en el día a día de la Alemania Nazi.¿

Le puede interesar:  Una semana para reflexionar

La celebración de la premiación terminó con la participación de Al Pacino, que con más desdén que otra cosa abrió el sobre correspondiente a la mejor película. Leyó el nombre de Oppenheimer sin siquiera referir a las demás nominadas generando confusión en un intento de burlar la ocasión en la que, hace un par de años, ese mismo premio fue otorgado a la película equivocada por un error de lectura. Este año dejó grandes películas en su camino y una gran reflexión propuesta por Christopher Nolan: Las películas tienen apenas poco más de 100 años. Aún no sabemos a donde llegará este viaje, pero de seguro es un arte que apenas está naciendo.

Orlando David Buelvas Dajud
X: @orlandobuelvasd

Del mismo autor: Poor Things: una cuestión moral

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]