Una semana para reflexionar

Compartir

Durante la semana santa, pude dedicar tiempo a la reflexión personal y espiritual. Sin embargo, al reflexionar sobre las noticias económicas, experimenté una sensación de inquietud al considerar el estado actual del país en los primeros meses del año.

Al analizar los principales indicadores económicos, me encuentro con una serie de cifras que suscitan cierta preocupación.

Según los informes recientes del DANE del Índice de Seguimiento de la Economía-ISE, el crecimiento económico en enero fue del 1,6 %, una notable desaceleración frente a años anteriores (4,4% en 2023 y 8,4% en 2022). No obstante, a pesar de estas preocupaciones, es alentador observar que la economía colombiana registró tres meses consecutivos de crecimientos positivos desde noviembre de 2023 (1,94%). Resulta curioso que la tendencia la impulsen principalmente el sector primario y terciario.

Sin embargo, otros sectores clave como el industrial y manufacturero experimentaron una contracción del -5,0%, así como el comercio al por mayor y por menor y el transporte, con una disminución del -1,3%. Al analizar los principales gremios que representan estas actividades, tenemos que la ANDI muestra preocupación por estos resultados y destaca la necesidad de plantear estrategias de crecimiento. Por otro lado, las ventas de viviendas, según CAMACOL, aún no muestran signos de recuperación, con una caída del 24% entre enero y febrero de 2024, atribuida a la falta de inversión y la incertidumbre en la política económica. Por su parte, FENALCO propone un plan concertado con el Gobierno para la reactivación económica del país, centrándose en estimular la demanda y el consumo, lo que generaría confianza entre los inversionistas y contribuiría a la generación de empleo.

Le puede interesar:  Los algoritmos tristes

Hablando de empleo, las cifras de febrero no son alentadoras. El desempleo aumentó moderadamente hasta alcanzar el 11,7%, frente al mismo mes del año anterior (11,4%). Sectores importantes como la construcción y el comercio han registrado la destrucción de puestos de trabajo en comparación con febrero de 2023.

En cuanto a la inflación, aunque ha disminuido, sigue en niveles elevados, alcanzando un 7,74 % para febrero. A pesar de esto, la Junta Directiva del Banco de la República ha respondido a estas cifras reduciendo las tasas de interés en 50 puntos básicos, ubicándola en un 12,25%. Sin embargo, considero que se necesitan medidas un poco más rígidas en las próximas reuniones para impulsar la productividad del país, especialmente con la meta de alcanzar al menos un 8% hacia finales de este año, como varios analistas prevén. En mi opinión, el Emisor ha tardado en tomar medidas ante esta coyuntura económica.

A nivel internacional, la situación plantea tanto desafíos como oportunidades. La TRM ha mantenido una sorprendente estabilidad en los $3.900 pesos, pese a haber promediado los $4.300 pesos en el año 2023. Sin embargo, es esencial permanecer vigilantes ante la decisión de la FED y su potencial impacto en la tasa de intervención y la inflación. Ante esta incertidumbre en los mercados internacionales, es imperativo estar preparados para enfrentar cualquier eventualidad contemplando las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Tras reflexionar sobre la situación actual, resulta fundamental analizarla detenidamente y esperar que el Gobierno actúe con prudencia y claridad, priorizando las necesidades reales del país. No podemos perder de vista la importancia tanto de lo social como de lo económico para el desarrollo nacional, evitando desviar la atención de los temas fundamentales con propuestas incoherentes. En este sentido, es necesario dirigir nuestros esfuerzos hacia el fortalecimiento de sectores clave como el industrial, la construcción y el comercio, los cuales por medio de sus gremios requieren apoyo y tienen un gran impacto en la productividad y el empleo del país. Es esencial tomar decisiones decisivas en estos sectores específicos para mantener el impulso económico y evitar complicaciones adicionales en el corto y mediano plazo.

Le puede interesar:  Colombia reduce la tasa de usura a 33,09% para el mes de abril

Del mismo autor: Un Dilema llamado ACPM

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]