¿Qué decisión tomará Daniel Quintero respecto a Tigo-Une?

Por el momento ni Millicom, ni Epm han hecho de forma oficial pronunciamientos sobre este tema, pero sí se han conocido algunas voces que dan su opinión sobre lo sugerido por el alcalde Quintero. Mientras unas piden estudiar a profundidad sobre si fuese mejor vender o comprar, otras le piden tajantemente a Epm retomar el control total de Une, es decir, comprar.


Por: Redacción 360 Radio

Hace 6 años Tigo y Une formalizaron una alianza con la firme intención de responder a las demandas del mercado y así poder estar a la par de su principal competidor para poder unificar los servicios de telefonía fija con los de telefonía móvil.

Cinco años después, lo que comenzó como una reconfiguración de la empresa y de la industria, terminó consolidándose con la simplificación del nombre comercial bajo la marca Tigo, empresa perteneciente a Millicom International Cellular.

Aunque el nombre comercial de Une desapareció, Une-Epm Telecomunicaciones nunca dejó de ser una sociedad legalmente constituida, por lo que no hubo modificaciones en su razón social.

Es decir, el Grupo Epm seguiría conservando su inversión del 50% sobre Une-Epm Telecomunicaciones, más una acción de esta sociedad.

Desde que se consolidó esta fusión el pasado 14 de agosto de 2014, por diferentes medios se han mostrado los dos lados de la moneda. Por un lado, entre 2015 y 2018 los ingresos reportaron un crecimiento sostenido, pero a su vez, ocurrieron millonarias pérdidas que acumularon una deuda por un valor de 1.849.235 millones de pesos.

Pese a esto, desde Tigo aseguran que este desempeño es positivo y su principal argumento radica en que las pérdidas se redujeron casi en un 90%, además de que la correlación entre la deuda y el ebitda es el más bajo dentro del sector, el cual equivale a 1,58 en comparación con el promedio nacional de 2,3.

“O compramos o nos compran”

Durante el acto de instalación del Concejo de Medellín el pasado 2 de enero, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, se refirió a lo que podría ser el futuro de la composición accionaria de Une-Epm Telecomunicaciones.

“Tenemos que revaluar nuestra posición de socios pasivos en esa sociedad. Ahí o compramos o nos compran, pero la posición actual es riesgosa para el futuro de la ciudad y no es sostenible”, sostuvo el mandatario.

Al parecer el actual mandatario empieza a ver motivos para cambiar la composición accionaria de la unión dentro de Une-Epm Telecomunicaciones y Quintero buscaría vender.

Una de estas razones tendría que ver con que los gobiernos a nivel mundial están saliendo de las inversiones en empresas de telecomunicaciones.

Uno de estos ejemplos puede verse con Telefónica, compañía que anunció que venderá todo lo que tienen en América Latina, excepto en Brasil.

Además, si nos vamos al plano local, el Gobierno Nacional ha contratado grupos de investigación en bancas de inversión para vender la participación que tienen en Telefónica Colombia, todo por recomendación de la OCDE, quienes sugieren que los Estados vendan su participación en estas sociedades.

No es un secreto que de vender, el dinero recibido por esta venta sería un rubro importante para los intereses de la actual administración en diferentes sectores importantes, entre ellos el metro de la 80.

Por otra parte, aparece la crisis económica por la contingencia en Hidroituango, emergencia que obligó a que Epm decidiera enajenar algunos de sus activos hasta por 4 billones de pesos, y así, solventar en algo la presión financiera que ha dejado este megaproyecto, teniendo en cuenta que la deuda global de la empresa antioqueña supera los 20 billones.

De acuerdo con cifras publicadas por el diario La República, el proyecto de Hidroituango generó pérdidas por 110 millones de USD y sobrecostos por 2.5 billones.

Qué resultaría mejor, ¿Vender o comprar?

Por el momento ni Millicom, ni Epm han hecho de forma oficial pronunciamientos sobre este tema, pero sí se han conocido algunas voces que dan su opinión sobre lo sugerido por el alcalde Quintero.

Mientras unas piden estudiar a profundidad sobre si fuese mejor vender o comprar, otras le piden tajantemente a Epm retomar el control total de Une, es decir, comprar.

Por ejemplo, la concejala del Centro Democrático, María Paulina Aguinaga, asegura que el mayor problema está en que el municipio no ha obtenido ganancias en los últimos años por cuenta de las millonarias pérdidas que ha tenido Epm.

Además, Aguinaga recordó que aunque Epm posee el 50% más una acción de la fusión con Tigo, la empresa que es propiedad del municipio de Medellín no tiene el control de esta, ya que Millicom pagó una prima de control con la cual aseguró el manejo administrativo, financiero y operativo de la compañía fusionada.

Es decir, Millicom tiene la autoridad sobre decisiones de gestión y para nombrar el equipo directivo dentro de Tigo-Une, entre otros.

“Aunque sería muy apresurado decir si Epm debería comprar o vender, lo cierto es que el primer paso antes de construir cualquier escenario es hacer una valoración independiente que diga cuál es la opción más viable. Por otra parte, desde la lógica de un inversionista externo no tendría mucho sentido comprar una participación capturada”, asegura la concejala.

“Epm debe retomar el control de Une”

Otra visión tienen desde Sinpro, el sindicato de profesionales de Epm y Une. Allí la idea de vender no encaja demasiado y de acuerdo con un comunicado publicado por esta asociación, Epm debería retomar las riendas de la empresa de telecomunicaciones.

Para el sindicato, aunque los directivos de Epm han hecho claridad respecto a los activos que podrían ser enajenados, dejando al margen a Une, pero no hay claridad con respecto al interés real que Epm tiene hacia su empresa de telecomunicaciones, “dada la poca atención que le presta a la que llama inversión relevante”.

“Hay voces que piden la retoma del control de la empresa de telecomunicaciones. Lo primero que debe hacer Epm es devolver las acciones preferenciales y asumir la responsabilidad plena de la propiedad de esa inversión, así sea otro quien tenga el control administrativo. En ese sentido, debe hacerse escuchar por medio de los tres miembros que Epm tiene en la junta directiva de Une”, manifiesta Sinpro.

De igual forma, la asociación pide un mayor compromiso de la Contraloría General de Medellín y exigen permanente trabajo de fiscalización a lo que pasa en Une, dado su carácter de sociedad mixta y en la que prima la parte pública. “Se podría estar al borde o haberse configurado ya un detrimento patrimonial, al no utilizarse bien los recursos de la empresa”, advierte el sindicato.

“Justo ahora que Epm está revisando sus inversiones, es el momento preciso de retomar el control en una de sus empresas más importantes y de repensar la estrategia del futuro de las telecomunicaciones en Medellín”, finaliza el comunicado.

Y si compran, ¿De dónde saldrán los recursos?

La semana pasada la junta directiva de Epm aprobó que la empresa presente la documentación requerida para participar en el proceso de subasta de las acciones de CaribeMar, una de las dos compañías que surgirán de la separación de mercados de Electricaribe.

De quedarse con esta licitación, es más que obvio que Epm requerirá de un importante presupuesto para realizar inversiones en la zona en la que tendrá cobertura CaribeMar, la cual representa aproximadamente el 12% de la participación del mercado energético nacional.

En tal virtud, se desconoce la capacidad financiera de Epm para incursionar en nuevas inversiones y bajo estas circunstancias todavía no es claro de dónde saldrían los recursos para una eventual compra.