lunes, octubre 3, 2022
More

    La lucha por la Gobernación de Antioquia para 2023

    El departamento más importante del país tendrá una baraja muy pareja en cuanto a peso de candidatos, aunque con grandes divisiones políticas que permitirían una victoria de cualquiera de los candidatos como pregunta, ¿Petro interferirá en algo?


    - Advertisement -

     El departamento de ha tenido en los últimos veinte años un importante, pero estimoso recorrido por los caminos del desarrollo que demanda su inmensa y compleja topografía, pero también la extensión de la población que ha aumentado considerablemente y que trae consigo una variable de necesidades que en muchas ocasiones sobrepasan las capacidades que tiene el departamento que atender.

    Es un departamento con dificultades económicas, que vive de unas rentas raquíticas como lo son el tabaco, el licor, el impuesto vehicular o los juegos de suerte y azar, quizás el único de ellos que tiene un crecimiento exponencial es el impuesto vehicular; en donde el departamento aún conserva el monopolio del cobro de este tributo.

    Por ello exgobernadores, como Luis Alfredo Ramos identificaron la necesidad de generar nuevas rentas por lo que se llevaron grandes negocios como Hidroituango. Hoy por circunstancias políticas, judiciales y otras quizás desconocidas han terminado acusando al gobernador Ramos al exalcalde Salazar y al ex gerente de EPM Federico Restrepo de Amangualarse para favorecer a EPM.

    Algo que pareciera completamente insensato por cuenta de las diferencias políticas que existían en ese momento, que el departamento conoció y por la simple elemental razón de que cualquier gobernante en Antioquia o en un municipio del departamento siempre busca beneficiar el patrimonio público, que en este caso los representaba EPM.

    Hoy la Gobernación encabezada por Aníbal Gaviria a la cual le restan cerca de quince meses, ha tenido que desenredar innumerables procesos de administraciones pasadas; aún siguen aviones pendientes por atender, eso, sumado a la pandemia, a las dificultades legales que ha enfrentado el gobernador y a un cambio radical en la agenda política nacional; le permitirán a Gaviria entregar un departamento con frentes desarrollados de manera significativa, pero también con asuntos pendientes de largo aliento que permiten que Antioquia tenga una agenda, una visión y sobre todo un gran acuerdo de trabajo hacia veinte años adelante que ojalá los gobernantes entrantes continúen.

    A nivel político lo que se viene de cara para el año 2023 está concentrado en unas precandidaturas que a la vista y en las funciones técnicas y políticas pueden ser muy parejas, hoy el escenario no cuenta con figuras rimbombantes como en ocasiones pasadas cuando se presentaban Jesús Fajardo, Aníbal Gaviria, Luis Pérez o Luis Alfredo Ramos-

    Hoy esa gobernación sigue siendo un objetivo de los partidos políticos tradicionales, sin embargo  hace tres años la candidatura de Mauricio Tobón por firma al obtener doscientos mil votos sembró un caso importante y sobre todo demostró que era posible buscar un gran voto del que le fuera fiel para aspirar a un cargo que demanda tantos recorridos en un territorio tan insistente que requiere mucho recursos económicos, y que a la vez necesita de unas escrituras políticas, Tobón siguió reafirmando la importancia que tiene Medellín a la hora de elegir gobernador y como cualquiera que aspire a ser gobernador necesita obtener un número de votaciones superior a los trescientos mil votos para tener un real, efectivo y  funcional banderazo.

    Ahora bien, las figuras que hoy están en el partidor, que pueden cambiar, claramente, son las siguientes; Luis Fernando Suárez ,quien ha sido gobernador encargado de Antioquia, quien ha sido secretario de Gobierno y ha sido el hombre principal de Aníbal Gaviria tanto en la alcaldía de Medellín como en Antioquia; buscaría abanderar su campaña a la gobernación defendiendo las banderas actualmente orientando el destino de los ciento veinticinco municipios de Antioquia, iniciando una campaña por firmas. que luego busque una gran coalición con otras ciudadanas y otras activistas.

    En segundo lugar, el expresidente del senado Juan Diego Náñez Jiménez del Partido Conservador también ha manifestado a sus principales círculos y a su entorno, la voluntad de liderar la campaña conservadora a la gobernación, que signifique que el partido vuelva a gobernar Antioquia en donde tendrá por activa o pasiva que llegar a acuerdos por Carlos Andrés Trujillo, la otra cabeza del partido en Antioquia. Gómez Jiménez hoy tiene un senador y tiene un representante a la cámara entre múltiples alcaldes, concejales y corporales.

     Julián Bedoya, el cuestionado líder político del Partido Liberal, quien hoy en día tiene un apoyo importante con el Partido Conservador, pero claramente no de la misma de Juan Diego Gómez quien buscaría aspirar a la Gobernación de Antioquia aprovechando una coyuntura que le sería muy favorecedora. Él fue junto a Juan Diego Echevarría, su senador, de los primeros liberales en montarse el mundo Gustavo Petro, no solamente buscaría tener el apoyo de Petro por encima del que buscaría en el ex secretario de gobierno Esteban Restrepo, sino que, a través de su adiposa estructura política, de su estructura burocrática, la capacidad de gestión y económica que alberga; dar una batalla política en todo el frente para obtener la Gobernación de Antioquia.

    En parte una de las estrategias para lograr esto es limpiar sus procesos judiciales que se archiven, que lo absuelvan o simplemente que lo desvinculen de manera que no se les pueda cuestionar en campaña sin capacidad ética y moral, si de ella no logra resolver estos asuntos lo que este medio ha confirmado es que no aspiraría a la Gobernación de Antioquia.

    En cuarto lugar está Esteban Restrepo quien es la mano derecha de Daniel Quintero, alcalde de Medellín. Esteban Restrepo busca extender el proyecto independiente que llevó a Daniel Quintero a la alcaldía, hace tres años, busca llevarlo al departamento de la mano de aliado políticos tradicionales. de una estrategia absolutamente idéntica a la de Quintero en su campaña.

    Restrepo se ha dejado ver criticando al actual gobierno orientado por Aníbal Gaviria, ha comenzado a hablar de compromisos departamentales y sobre todo la en la cúpula noble del Quiterismo, ha quedado claro que Restrepo buscaría la gobernación en llave con Albert Corredor a la alcaldía de Medellín, siendo una fórmula joven, dinámica, que seguiría representando un cambio dentro la misma línea que eligió Gustavo Petro y claramente Restrepo si lograra que Petro apoyara en determinado momento, podría convertirse en una opción viable basado en una estructura política que claramente requeriría un engranaje, un engrase y puntos estratégicos definidos para que confíen en él, en su equipo, en su candidatura. Necesitando mejorablemente de un área en Medellín que le otorgue más de trescientos mil votos.

    Existen también grupos sociales e incluso políticos que se han acercado a Mauricio Tobón ex gerente del IDEA pidiéndole que repita el ejercicio cívico que hizo hace tres años. Tobón ahí no descarta nada, este medio ha confirmado que Tobón se encuentra en asuntos empresariales y personales encargado de ellos. No define aún su futuro en la política, pero Tobón será un jugador importante para el próximo año por la votación que obtuvo en las elecciones pasadas y su figura mediática que cuando salga de la caja puede empezar a inclinar balances por su poder comunicacional.

    Hay otras candidaturas que nos han hecho daño, invisibles, que están hoy todavía debajo del agua, en el sentido de que no han manifestado claramente su interés y son las de Andrés Julián Rendón y su alcalde de Río Negro, que fue la secretaria del gobierno de Luis Alfredo Ramos y posiblemente dentro de esto rompecabezas electoral llegue un candidato o candidata del Centro Democrático y que puede estar en el Congreso actualmente y renunciaría para venir a hacer campaña o si un excandidato presidencial termina de decidirse podría patear el tablero hacia el camino a la gobernación y cambiar drásticamente el escenario de este final.

    Centro Democrático tiene claro que dispara la gobernación, más no piensa hoy hacer alianzas con los partidos que acompañan a Gustavo Petro en la presidencia, aunque claramente como es política podría cambiar.  Habrá un apoyo del empresariado y de la clase ciudadana, política, industrial y gremial acompaña a Aníbal Gaviria y a quienes les convenga la continuación de su administración.

    Por otro lado, quedará la clásica estructura política, ya que logren posesionar los partidos liberales, Conservador, Cambio Radical e incluso movimientos que podrían ser antes antagonistas, pero hoy gracias al gobierno de Petro podrían jugar puntos para la Gobernación de Antioquia.

    Puede que de mantenerse este escenario el próximo gobernador no tenga que obtener una cifra superior a los ochocientos mil votos, debido a la cantidad de candidatos que podrían pelearse voto a voto hasta el último minuto, dejando ver que esa elección la define asuntos judiciales, el peso de los medios de comunicación y el próximo alcalde de Medellín.

    LEER TAMBIÉN: Con nueva posición del uribismo venta de UNE se destraba

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img

    El departamento más importante del país tendrá una baraja muy pareja en cuanto a peso de candidatos, aunque con grandes divisiones políticas que permitirían una victoria de cualquiera de los candidatos como pregunta, ¿Petro interferirá en algo?


    - Advertisement -

     El departamento de ha tenido en los últimos veinte años un importante, pero estimoso recorrido por los caminos del desarrollo que demanda su inmensa y compleja topografía, pero también la extensión de la población que ha aumentado considerablemente y que trae consigo una variable de necesidades que en muchas ocasiones sobrepasan las capacidades que tiene el departamento que atender.

    Es un departamento con dificultades económicas, que vive de unas rentas raquíticas como lo son el tabaco, el licor, el impuesto vehicular o los juegos de suerte y azar, quizás el único de ellos que tiene un crecimiento exponencial es el impuesto vehicular; en donde el departamento aún conserva el monopolio del cobro de este tributo.

    Por ello exgobernadores, como Luis Alfredo Ramos identificaron la necesidad de generar nuevas rentas por lo que se llevaron grandes negocios como Hidroituango. Hoy por circunstancias políticas, judiciales y otras quizás desconocidas han terminado acusando al gobernador Ramos al exalcalde Salazar y al ex gerente de EPM Federico Restrepo de Amangualarse para favorecer a EPM.

    Algo que pareciera completamente insensato por cuenta de las diferencias políticas que existían en ese momento, que el departamento conoció y por la simple elemental razón de que cualquier gobernante en Antioquia o en un municipio del departamento siempre busca beneficiar el patrimonio público, que en este caso los representaba EPM.

    Hoy la Gobernación encabezada por Aníbal Gaviria a la cual le restan cerca de quince meses, ha tenido que desenredar innumerables procesos de administraciones pasadas; aún siguen aviones pendientes por atender, eso, sumado a la pandemia, a las dificultades legales que ha enfrentado el gobernador y a un cambio radical en la agenda política nacional; le permitirán a Gaviria entregar un departamento con frentes desarrollados de manera significativa, pero también con asuntos pendientes de largo aliento que permiten que Antioquia tenga una agenda, una visión y sobre todo un gran acuerdo de trabajo hacia veinte años adelante que ojalá los gobernantes entrantes continúen.

    A nivel político lo que se viene de cara para el año 2023 está concentrado en unas precandidaturas que a la vista y en las funciones técnicas y políticas pueden ser muy parejas, hoy el escenario no cuenta con figuras rimbombantes como en ocasiones pasadas cuando se presentaban Jesús Fajardo, Aníbal Gaviria, Luis Pérez o Luis Alfredo Ramos-

    Hoy esa gobernación sigue siendo un objetivo de los partidos políticos tradicionales, sin embargo  hace tres años la candidatura de Mauricio Tobón por firma al obtener doscientos mil votos sembró un caso importante y sobre todo demostró que era posible buscar un gran voto del que le fuera fiel para aspirar a un cargo que demanda tantos recorridos en un territorio tan insistente que requiere mucho recursos económicos, y que a la vez necesita de unas escrituras políticas, Tobón siguió reafirmando la importancia que tiene Medellín a la hora de elegir gobernador y como cualquiera que aspire a ser gobernador necesita obtener un número de votaciones superior a los trescientos mil votos para tener un real, efectivo y  funcional banderazo.

    Ahora bien, las figuras que hoy están en el partidor, que pueden cambiar, claramente, son las siguientes; Luis Fernando Suárez ,quien ha sido gobernador encargado de Antioquia, quien ha sido secretario de Gobierno y ha sido el hombre principal de Aníbal Gaviria tanto en la alcaldía de Medellín como en Antioquia; buscaría abanderar su campaña a la gobernación defendiendo las banderas actualmente orientando el destino de los ciento veinticinco municipios de Antioquia, iniciando una campaña por firmas. que luego busque una gran coalición con otras ciudadanas y otras activistas.

    En segundo lugar, el expresidente del senado Juan Diego Náñez Jiménez del Partido Conservador también ha manifestado a sus principales círculos y a su entorno, la voluntad de liderar la campaña conservadora a la gobernación, que signifique que el partido vuelva a gobernar Antioquia en donde tendrá por activa o pasiva que llegar a acuerdos por Carlos Andrés Trujillo, la otra cabeza del partido en Antioquia. Gómez Jiménez hoy tiene un senador y tiene un representante a la cámara entre múltiples alcaldes, concejales y corporales.

     Julián Bedoya, el cuestionado líder político del Partido Liberal, quien hoy en día tiene un apoyo importante con el Partido Conservador, pero claramente no de la misma de Juan Diego Gómez quien buscaría aspirar a la Gobernación de Antioquia aprovechando una coyuntura que le sería muy favorecedora. Él fue junto a Juan Diego Echevarría, su senador, de los primeros liberales en montarse el mundo Gustavo Petro, no solamente buscaría tener el apoyo de Petro por encima del que buscaría en el ex secretario de gobierno Esteban Restrepo, sino que, a través de su adiposa estructura política, de su estructura burocrática, la capacidad de gestión y económica que alberga; dar una batalla política en todo el frente para obtener la Gobernación de Antioquia.

    En parte una de las estrategias para lograr esto es limpiar sus procesos judiciales que se archiven, que lo absuelvan o simplemente que lo desvinculen de manera que no se les pueda cuestionar en campaña sin capacidad ética y moral, si de ella no logra resolver estos asuntos lo que este medio ha confirmado es que no aspiraría a la Gobernación de Antioquia.

    En cuarto lugar está Esteban Restrepo quien es la mano derecha de Daniel Quintero, alcalde de Medellín. Esteban Restrepo busca extender el proyecto independiente que llevó a Daniel Quintero a la alcaldía, hace tres años, busca llevarlo al departamento de la mano de aliado políticos tradicionales. de una estrategia absolutamente idéntica a la de Quintero en su campaña.

    Restrepo se ha dejado ver criticando al actual gobierno orientado por Aníbal Gaviria, ha comenzado a hablar de compromisos departamentales y sobre todo la en la cúpula noble del Quiterismo, ha quedado claro que Restrepo buscaría la gobernación en llave con Albert Corredor a la alcaldía de Medellín, siendo una fórmula joven, dinámica, que seguiría representando un cambio dentro la misma línea que eligió Gustavo Petro y claramente Restrepo si lograra que Petro apoyara en determinado momento, podría convertirse en una opción viable basado en una estructura política que claramente requeriría un engranaje, un engrase y puntos estratégicos definidos para que confíen en él, en su equipo, en su candidatura. Necesitando mejorablemente de un área en Medellín que le otorgue más de trescientos mil votos.

    Existen también grupos sociales e incluso políticos que se han acercado a Mauricio Tobón ex gerente del IDEA pidiéndole que repita el ejercicio cívico que hizo hace tres años. Tobón ahí no descarta nada, este medio ha confirmado que Tobón se encuentra en asuntos empresariales y personales encargado de ellos. No define aún su futuro en la política, pero Tobón será un jugador importante para el próximo año por la votación que obtuvo en las elecciones pasadas y su figura mediática que cuando salga de la caja puede empezar a inclinar balances por su poder comunicacional.

    Hay otras candidaturas que nos han hecho daño, invisibles, que están hoy todavía debajo del agua, en el sentido de que no han manifestado claramente su interés y son las de Andrés Julián Rendón y su alcalde de Río Negro, que fue la secretaria del gobierno de Luis Alfredo Ramos y posiblemente dentro de esto rompecabezas electoral llegue un candidato o candidata del Centro Democrático y que puede estar en el Congreso actualmente y renunciaría para venir a hacer campaña o si un excandidato presidencial termina de decidirse podría patear el tablero hacia el camino a la gobernación y cambiar drásticamente el escenario de este final.

    Centro Democrático tiene claro que dispara la gobernación, más no piensa hoy hacer alianzas con los partidos que acompañan a Gustavo Petro en la presidencia, aunque claramente como es política podría cambiar.  Habrá un apoyo del empresariado y de la clase ciudadana, política, industrial y gremial acompaña a Aníbal Gaviria y a quienes les convenga la continuación de su administración.

    Por otro lado, quedará la clásica estructura política, ya que logren posesionar los partidos liberales, Conservador, Cambio Radical e incluso movimientos que podrían ser antes antagonistas, pero hoy gracias al gobierno de Petro podrían jugar puntos para la Gobernación de Antioquia.

    Puede que de mantenerse este escenario el próximo gobernador no tenga que obtener una cifra superior a los ochocientos mil votos, debido a la cantidad de candidatos que podrían pelearse voto a voto hasta el último minuto, dejando ver que esa elección la define asuntos judiciales, el peso de los medios de comunicación y el próximo alcalde de Medellín.

    LEER TAMBIÉN: Con nueva posición del uribismo venta de UNE se destraba

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico