La clase política colombiana acoge mayoritariamente la campaña de Petro y busca hacerlo presidente

Foto: Redes sociales.

Quienes han ostentado múltiples cargos en los últimos 30 años de la vida pública colombiana, hoy en su mayoría acompañan el proyecto político de Gustavo Petro, que inició atacando a un establecimiento que lo termina apoyando.

Por: Redacción 360 Radio

En la política de todo se puede ver y en Colombia han hecho carrera muchísimos refranes, analogías y ejemplos que han sido reales, donde los políticos van de banda en banda sin identidad, no saben si van o vienen y tampoco lo que quieren, pero lo único que buscan es preservar su estatus y para muchos este se basa en dos cosas: un cargo y un carro. Lo cual, les trae un reconocimiento y un estatus en el país porque las vanidades del poder público son bastantes seductoras para muchísimos ciudadanos.

Luego de haber barajado todo el panorama electoral y haber tenido una primera vuelta en la que quedaron Rodolfo Hernández y Gustavo Petro; las cartas se empezaron a repartir de una manera que terminó siendo paradójica en la historia política colombiana, ya que los dos candidatos son anti establecimiento, anti régimen y antimodelos últimos de gobierno. Además, les atribuyen el fracaso del país y termina uno de ellos, en este caso Petro, recogiendo mayoritariamente a los caciques y partidos políticos más connotados del país. 

Cabe destacar, que existen tanto políticos buenos con hojas de vida impecables y que han estado en la academia, como políticos malos quienes han tenido y tienen investigaciones vigentes. Sin embargo, esto no sorprendió, ya lo habíamos advertido en un escrito a los pocos días de haberse dado la primera vuelta, en el cual mencionamos cómo estaban dirigiéndose hacia la campaña de Gustavo Petro múltiples apoyos de líderes electorales del Valle del Cauca, de la Costa Caribe, Sucre, Córdoba y por supuesto de la clase política tradicional bogotana. 

LEER TAMBIÉN: Irónicamente, el establecimiento terminaría apoyando a Gustavo Petro para no perder sus beneficios

Quizá la más relevante en las últimas semanas fue la llegada en pleno de lo que faltaba de los dos gobiernos de Juan Manuel Santos, ya que en la campaña de Petro están aproximadamente un 80% de los ministros que tuvo Santos, y un porcentaje muy similar de congresistas que acompañaron su proyecto de unidad nacional, reeditando una alianza de antaño de 2010 y 2014 cuando Petro y el expresidente tuvieron acuerdos políticos para beneficiarse el uno al otro. 

De esta manera, hoy el candidato del Pacto Histórico tiene que tener no solamente los recursos, sino la infraestructura y la logística necesaria para que esa maquinaria funcione, se engrane con la existente y puedan ir a buscar 2,5 millones de votos que les permita luchar la presidencia en segunda vuelta. 

Mientras Rodolfo, quien ha sido renuente a cualquier alianza, incluso con sectores como el de Sergio Fajardo, solo ha sido enfático en recibir apoyos personales y no negociar su agenda, debido a que tiene que aferrarse al voto indeciso, al voto en blanco y al abstencionismo. 

Foto: Redes sociales.

Asimismo, debe cuidar los cerca de 6 millones de colombianos que votaron por él, esperando que la mayoría de votos que se depositaron por Federico Gutiérrez, Enrique Gómez, John Milton Rodríguez e incluso los despistados que votaron por Ingrid Betancourt, terminen marcándole a él en el tarjetón.

Por otro lado, existe un acuerdo entre la cúpula central de Gustavo Petro, su campaña y grupos políticos en seis departamentos claves del país, donde buscan reforzar la votación obtenida y aumentarla al casi 20% en cada uno de sus departamentos, y así llevar ese número mágico de 2 millones de votos a la realidad. 

Lo cierto es que Petro termina una campaña bastante hipotecado, empeñado a distintos equipos políticos que antes parecían contendores y que no encontraron un espacio en la campaña de Hernández, dado que optaron por quien en el discurso no amenaza su existencia y es Gustavo Petro. Es decir, ningún congresista, alto consejero o ministro quiere que le retiren sus beneficios, como camionetas, aviones privados, esquemas de seguridad, vacaciones, viáticos y recursos de libre destinación, los cuales ha prometido acabar el candidato de la Liga Anticorrupción. 

Puede ser muy probable que funcione esa maquinaria y ese gran aparato electoral que Petro está juntando en su campaña, siempre y cuando existan los insumos. Si lo mencionado anteriormente funciona, podría ser un caso de éxito para el candidato y ganaría la presidencia, pero llegaría con bastantes compromisos difíciles de cumplir a nivel burocrático. No obstante, la única salida que tiene es aprovechar las debilidades de Hernández en cuanto a su discurso, y aprovecharse paralelamente de las carencias del sector político y sus preocupaciones para decirles a ellos que con él no pasarán frío.

LEER TAMBIÉN: Rodolfo Hernández, a un paso de ser presidente de Colombia

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar