Un crecimiento económico pobre y un horizonte de incertidumbre

Es preocupante que la narrativa oficial intente presentar como positivo lo que es objetivamente negativo y desfavorable para Colombia.

Compartir

La economía es cíclica y no refleja los efectos de las decisiones de manera inmediata, algo que solo se entiende a través de las crisis, como las que hemos visto en Colombia en el último año y medio, especialmente después de la pandemia.

Cuando se tramitó la reforma tributaria del gobierno de Gustavo Petro, liderada por José Antonio Ocampo, muchas alertas se emitieron desde distintos sectores sobre las decisiones que no serían beneficiosas para la economía colombiana. Veníamos de una decisión unilateral de un gremio empresarial que asumió el costo de la reforma tributaria durante el gobierno de Iván Duque, lo que afectó a micro, pequeñas y medianas empresas que ya estaban económicamente debilitadas por la pandemia.

Le puede interesar: Las cárceles colombianas, centros de criminalidad y corrupción

Las consecuencias económicas negativas actuales no se originan solo en el gobierno Petro, sino que se acumulan desde 2021 y 2022. Aunque en esos años se reportaron números récord de crecimiento, ese crecimiento fue artificial y hoy pagamos con altas tasas de interés e inflación. Este escenario se agrava con las malas ideas económicas del actual gobierno, que implantó una reforma tributaria con un sesgo anti-empresa, ignorando principios fundamentales.

El DANE confirma lo que ya se sabía en las calles: una desaceleración económica que parece más una recesión, con sectores que decrecen mes a mes. Las exportaciones llevan un año cayendo, y sectores como la industria, el comercio y varios servicios están en rojo. Crecer un 0.7% es demasiado pobre. El recaudo fiscal está caído porque la gente no tiene cómo pagar impuestos.

José Manuel Restrepo Abondano exministro de Hacienda y actual de la EIA, explicó a través de un video el difícil panorama de la economía colombiana, donde pasamos de tener dos crecimientos records en 2021 y 2022 donde Colombia fue primero y tercero en la totalidad de países de la OCDE en materia de crecimiento.

Le puede interesar:  100 días

Ser el segundo país según The Economist en el mundo en mejor recuperarse de la pandemia de 2020, refleja un crecimiento flojo y pobre a raíz de lo que estamos viendo.

La economía de Colombia con la cifra del 0.7% estuvo aún por debajo de la expectativas de los analistas económicos que proyectaban un crecimiento diferente en materia económica. El país lleva tres trimestres con crecimientos mediocres y por no decir muy malos.

Esto es una señal muy mala para el crecimiento económico del país, la tasa de desempleo durante los últimos meses ha crecido y la tasa de ocupación económica no se da y el sector de la industria está cayendo al 5.9%.

El comercio es otro de los sectores más afectados con una caída de 0.8% que afecta a los tenderos del país, en general el crecimiento sectorial de Colombia, registra crecimientos negativos y se necesita una estrategia concreta que permita la reactivación económica del país y alejarnos de la amenaza latente de una posible recesión económica.

El presidente Petro argumenta que su gobierno mantiene la economía a flote con gasto público, pero esto se hace con cargas impositivas desbordadas, perjudicando la macroeconomía del país. El gobierno no puede continuar aumentando su deuda y debe organizarse financieramente, reduciendo el gasto público y reactivando sectores como la construcción.

Las tasas de interés elevadas se deben a la alta inflación, que a su vez se relaciona con un dólar alto. La incertidumbre jurídica, física y económica afecta el ánimo económico del país. No es solo la tasa de interés, sino la necesidad de mensajes adecuados para la reactivación económica.

Le puede interesar:  Otra vez la estigmatización de Medellín a través del reggaetón

En resumen, la economía colombiana enfrenta serios desafíos debido a decisiones acumuladas de los últimos años y políticas recientes del actual gobierno. Para mejorar, se necesita un enfoque en la seguridad jurídica, física y económica, así como en la reducción de la inflación y la deuda pública. Solo así se podrá reactivar la economía y mejorar la situación de las empresas y ciudadanos del país.

Lea también: Wingo fortalece viajes a San Andrés incrementando su capacidad en un 75%

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]